Una joven que dio a luz a un bebé en el baño en El Salvador enfrento el lunes un segundo juicio por asesinato, en un caso que ha atraído la atención internacional debido a las restrictivas leyes salvadoreñas contra el aborto, pero el juez de sentencia declaró receso y su situación sigue en suspenso.

Evelyn Beatriz Hernández, de 21 años, ya había cumplido 33 meses de su condena de 30 años cuando el Tribunal Supremo revocó el fallo en su contra en febrero y ordenó un nuevo juicio con otro juez. Es la primera vez que se repite el juicio de un caso de aborto en el país, que sigue de forma agresiva en los tribunales a las mujeres que han sufrido abortos espontáneos y urgencias obstétricas, acusándolas de asesinato.

El juez de sentencia declaró receso hasta el 26 de julio para esperar que una de las testigos de la Fiscalía se recupere de una enfermedad que le impidió presentarse al juicio.

Pero los abogados de Evelyn también denunciaron que la Fiscalía cambió el argumento del delito, ya que no han podido comprobar que ella “realizó una acción para acabar con la vida del recién nacido”.

“Ahora (la Fiscalía) se quiere ir por la comisión por omisión, es decir, que (el bebé) falleció porque ella omitió realizar una acción de protección, y creemos que es temporáneo y estamos obviamente con esperanzadas que el juez resuelva así”, dijo a los periodistas la abogada Bertha María Deleón.

“Quiero que se haga justicia. Sé que todo va a estar bien. Mi fe está con Dios y con mis abogados”, dijo Hernández cuando ingresó al juzgado, y agregó que espera “cosas buenas, a diferencia de lo que pasó antes, y que soy inocente”, mientras más de un centenar de mujeres exigían su libertad inmediata.

Los defensores de los derechos de las mujeres confían en que el nuevo gobierno del presidente Nayib Bukele, que asumió el cargo en junio, suavice la postura del país en los derechos reproductivos de las mujeres, y que Hernández sea absuelta. Docenas de mujeres han sido encarceladas en El Salvador con condenas similares.

“Lo que vive Evelyn es la pesadilla de muchas mujeres en El Salvador”, dijo su abogada Elizabeth Deras.

- Advertisement -