Cualquiera que “toque”, apoye o permita atracar a un barco petrolero iraní se arriesga a enfrentar sanciones estadounidenses, declaró el martes el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

Si un superpetrolero iraní que partió el domingo de Gibraltar reanuda su travesía en dirección a Siria“adoptaremos todas las medidas que podamos en apego a esas sanciones para impedirlo”, declaró Pompeo a la prensa.

Pompeo no quiere que el crudo llegue a Siria

El barco iraní estuvo detenido un mes porque presuntamente intentó violar las sanciones impuestas por la Unión Europea Siria. Las autoridades de Gibraltar rechazaron los intentos de Estados Unidos para que el barco siguiera detenido.

Pompeo señaló que Estados Unidos no quiere que el petróleo crudo vaya a Siria porque será “descargado, vendido y utilizado por las Fuerzas Quds, una organización que ha matado a un gran número de personas en todo el mundo”.

Dijo creer que esta postura “es compartida por todo el mundo”.

- Advertisement -