Un estudio que monitoreó a más de 1,000 sobrevivientes de ébola halló que tenían mayores posibilidades de morir en el primer año después de recuperarse.

Algunas autoridades sanitarias dijeron que los resultados indican que se debe hacer más para monitorear la salud de los sobrevivientes durante el brote actual en la República Democrática del Congo.

Investigadores de la Organización Mundial de la Salud y otros institutos recopilaron información de unas 1,130 personas que fueron hospitalizadas con ébola en Guinea durante la epidemia en África occidental del 2014 al 2016. De esos sobrevivientes, 59 murieron, aproximadamente el 5%. Casi dos terceras partes presuntamente tenían problemas de riñón que pudieron haber contribuido a sus fallecimientos.

Los sobrevivientes tienen cinco veces más posibilidades de morir en el primer año después de ser dados de alta, según el estudio

Con acceso limitado a registros médicos, los investigadores dependieron en gran parte de los recuerdos de los familiares sobre cuándo y cómo murió su pariente. Sin embargo, los científicos dicen que los hallazgos podrían ser relevantes a medida que el virus del ébola sigue propagándose en el Congo y podrían generar cambios en torno a la forma en que se monitorea a los sobrevivientes.

“Sabemos que con algunas enfermedades infecciosas, las personas corren mayor riesgo de mortalidad tras recuperarse. Pero no pensamos que este fuera el caso con el ébola”, dijo Lorenzo Subissi, el principal autor del documento, que elaboró el trabajo en el instituto de investigación belga Sciensano.

El estudio fue publicado en línea el miércoles en la revista Lancet Infectious Diseases.

“Necesitamos saber más sobre cómo apoyar a las personas una vez que salen de las clínicas de tratamiento para ébola”, dijo Josie Golding, una experta en epidemias en la organización británica de ayuda humanitaria Wellcome Trust.

Golding, quien no formó parte del estudio, dijo que cuando algunos sobrevivientes vuelven a ser analizados para ver si tienen el virus del ébola, otras revisiones a su salud también podrían ser útiles, pero reconoció que ello podría ser complicado en países con sistemas de salud deficientes.

Subissi, quien ahora trabaja en la OMS, dijo que un equipo especial en la agencia de salud de la ONU analiza los hallazgos para determinar si deben modificarse las estrategias para monitorear a los sobrevivientes de ébola.