El estado de California pronto podrá prohibir los contratos con cárceles privadas, lo cual incluirá algunos centros de detención operados mediante acuerdos con el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

La asamblea del estado ya aprobó este proyecto de ley, por lo que ahora la propuesta legislativa llamada AB32 sólo espera la aprobación (o el veto) del gobernador demócrata Gavin Newsom. De pasar, a partir de 2020 ya no habrá nuevos contratos con prisiones manejadas por empresas privadas.

La idea de que ya no existan más cárceles tiene altas posibilidades de concretarse, ya que cuando Newsom tomó posesión a la gubernatura prometió ponerle “fin a la indignación de las prisiones privadas de una vez por todas”.

Anteriormente el proyecto AB32 sólo abarcaba los penales privados que tenían acuerdos con el gobierno del estado, sin embargo, el autor de esta iniciativa, el asambleísta demócrata Rob Bonta de Oakland, la modificó para incluir los centros de detención del ICE.

“Todos hemos visto la crisis humanitaria actual que se desarrolla a lo largo de la frontera sur. Ningún ser humano merece ser retenido en las terribles condiciones que hemos estado viendo en estas instalaciones privadas con fines de lucro”, dijo Bonta en un comunicado disponible en internet.

De hecho, de acuerdo con una nota de The Guardian publicada apenas el pasado 12 de septiembre, hay más de 2,200 personas bajo custodia en California viviendo en estas prisiones privadas, lo cual es una cifra tres veces mayor a la registrada en 2016. Mientras tanto, cerca de 1,600 personas están en los centros del ICE en el estado.

De aprobarse este proyecto de ley, será a partir del 1 de enero de 2020 cuando se prohibirá “celebrar o renovar un contrato con una prisión privada con fines de lucro para encarcelar a presos estatales”.

- Advertisement -