La Oficina del Censo de Estados Unidos reconoció que su pedido de licencias de conducir estatales fue resultado de la orden del presidente Donald Trump de usar archivos administrativos para recopilar datos sobre la ciudadanía de individuos.

En un comunicado emitido el martes, el Censo dijo que amplió su pedido de información en base a la orden de Trump, emitida luego que la Corte Suprema determinó que el Gobierno no podía incluir una pregunta sobre ciudadanía en el censo del 2020.

La agencia reconoció el pedido luego que la AP reportó el lunes sobre la solicitud de datos.

Grupos defensores de derechos civiles han mostrado alarma ante tal solicitud.

Las autoridades del Censo avisaron que para el 31 de marzo tomarán una decisión sobre qué método emplear para monitorear la ciudadanía. El día siguiente, 1 de abril, es el día del censo.

Te interesaría:

Trump veta resolución sobre facultad de declarar emergencias

Giuliani reta al Congreso: no asistirá a citatorio para el “impeachment” de Trump