En su conferencia de prensa matutina del jueves, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, acompañado por Luis Cresencio Sandoval, secretario de Defensa Nacional retomó el tema del fracaso de la operación para capturar a un hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, añadiendo una nueva versión a la lista de explicaciones que el gobierno ha dado. De acuerdo con Cresencio Sandoval el operativo del 17 de octubre estuvo a cargo de una unidad especial antinarcóticos del Ejército llamada Grupo de Análisis de Información del Narcotráfico (GAIN) que fue creada en 1995 y se compone de dos grupos: uno de inteligencia con 190 elementos y otro de intervención, con 350 elementos. 

El secretario añadió que actualmente el grupo está bajo investigación de la Fiscalía Militar porque no informó ni pidió autorización para la misión. “Este grupo que realiza el análisis del blanco, que está obteniendo información para poder realizar el planeo posterior y la operación […] Ellos toman la decisión porque es el momento en que pueden o ellos estiman poder llevar a buen fin la operación que tenían en desarrollo” declaró. 

Cresencio Sandoval también reveló que el coronel a cargo de la operación fue Juan José Verde Montes quien está bajo el mando del subjefe de Inteligencia del Estado Mayor. Regularmente no se revelan los nombres de quienes ostentan puestos de seguridad de altos mandos, como ése, por los riesgos que implica lo que despertó duras críticas de los opositores al gobierno de López Obrador: 

Las contradictorias explicaciones de las autoridades han expuesto la estrategia fallida de seguridad de López Obrador y su gabinete de seguridad

Hasta ahora el presidente ha definido su estrategia diciendo que México ya no está librando una guerra contra las drogas ni busca capturar ni matar a capos del narcotráfico, como hicieron los gobiernos anteriores. Sin embargo, esas palabras se contradicen con la fallida misión del 17 de octubre para capturar a Ovidio Guzmán, miembro líder del Cártel de Sinaloa, en Culiacán, una ciudad que controla esa organización, la cual parecía ese día una zona de guerra.

[Entérate: Mexicanos creen más en fortalecimiento del narcotráfico que en AMLO tras liberación de Ovidio Guzmán]

Cuando le preguntan que defina su estrategia para frenar la elevada tasa de homicidios y a los cárteles del narcotráfico responsables de numerosas muertes, López Obrador responde con ideas filosóficas más que con estrategias, y a menudo menciona una variedad de programas sociales.

El mandatario dijo el jueves que su gobierno no será forzado a declarar una guerra contra el narcotráfico, y afirmó que su estrategia tiene un enfoque diferente.

“Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes”, declaro el presidente, quien atribuyó a la corrupción la inseguridad, la violencia y el narcotráfico en el país.

López Obrador pareció culpar a todos de los sucesos en Culiacán salvo a los narcotraficantes, e incluso arremetió contra la prensa, de la que dijo ha incurrido en el “amarillismo”.

“Esto es pacificar al país convenciendo, persuadiendo, sin violencia, ofreciendo bienestar, opciones alternativas, mejorar las condiciones de vida, las condiciones de trabajo, fortalecer valores”, apuntó

Cuando fue candidato presidencial, López Obrador sintetizó estos objetivos con la frase “abrazos, no balazos”.

Pero ahora que es mandatario, México se enfila a cerrar el año con más de 32,000 homicidios, y la ciudadanía fue testigo de la muerte de 13 personas en las calles de Culiacán, donde el GAIN capturó y después dejó ir a Ovidio Guzmán para evitar un mayor baño de sangre.

Fracturas dentro del Ejército

Pese a la confesión de que el GAIN actuó por cuenta propia, sin que Juan José Verde Montes solicitara autorización de sus superiores, el presidente descartó que haya fracturas en el Ejército, a propósito de la divulgación de un presunto discurso de un militar que expresó preocupación por lo que considera una falta de contrapeso al Ejecutivo, la polarización política reinante y un sentimiento de agravio entre los soldados.

El general Carlos Gaytán, subsecretario de Defensa en la gestión del presidente Felipe Calderón (2006-2012), habría dado una alocución durante un desayuno la semana pasada en la secretaría de Defensa en presencia de Cresencio Sandovalsegún el diario La Jornada.

No fue posible de inmediato tener un comentario de la secretaría sobre si el militar pronunció exactamente esas palabras, pero Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado sobre los supuestos comentarios de Gaytán y si ello representa un riesgo para la estabilidad del país, a lo que respondió que se trataba de una visión personal del general y que él no estaba de acuerdo.

“Acerca de riesgos de fracturas en el Ejército, eso no existe (…) es un Ejército leal”, dijo López Obrador, a quien sus adversarios acusan de orquestar una política para copar con sus aliados el resto de los poderes públicos, además del Ejecutivo y el Legislativo, para evitar contrapesos a sus decisiones.

La creación de la Guardia Nacional, la acción más visible de seguridad en lo que va del gobierno

El elemento más visible de una estrategia de seguridad en el gobierno de López Obrador fue la creación de la Guardia Nacional. Se supone que la nueva fuerza cubriría el vacío creado por la disolución de fuerzas policiales corruptas y superadas por el hampa en el país, y también serviría hasta cierto punto para reducir la utilización de soldados en labores policiales. Sin embargo, una gran parte de la guardia fue canalizada de inmediato a acciones policiales contra inmigrantes debido a exigencias de Estados Unidos.

“No son una fuerza policial profesionalizada, capacitada para efectuar labores de investigación, vigilancia, inteligencia, y que cuente con equipos especiales para realizar operaciones de arresto en una mejor manera, no mediante la confrontación en las calles”, dijo Tony Payán, director del Centro para Estados Unidos y México en el Instituto Baker para Políticas Públicas en la Universidad Rice en Houston.

También se desconoce cómo encajará la Guardia Nacional en los programas sociales que López Obrador asegura atacarán de raíz las causas de la delincuencia en México.

López Obrador habla poco del fortalecimiento del sistema de justicia de México, un componente crucial para contener los problemas de seguridad en el país.

La participación de Estados Unidos en el conflicto

En el caso de Ovidio GuzmánEstados Unidos ha solicitado su captura con fines de extradición.

López Obrador, en respuesta a conjeturas de que el gobierno estadounidense había apremiado a México para que efectuara la operación, dijo tajante el jueves que “nosotros no recibimos órdenes de Washington” y negó que el gobierno de Estados Unidos haya exigido a México la detención del hijo de “El Chapo” Guzmán.

Pero de acuerdo con Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana —quien compareció el jueves ante el pleno de la Cámara de Diputados— Ovidio Guzmán no cuenta con una orden de aprehensión en México, sólo hay una orden de detención con fines exclusivos de extradición. 

Expertos ponen en duda que ésta sea la última vez que México persiga a un jefe narcotraficante en el gobierno de López Obrador, porque Estados Unidos no cejará en sus exigencias.

Ve también:

Familia de El Chapo agradece a AMLO por la liberación de Ovidio Guzmán

Mexicanos creen más en fortalecimiento del narcotráfico que en AMLO tras liberación de Ovidio Guzmán

Presunto audio revela cómo Iván Archivaldo Guzmán habría amenezado a AMLO por liberación de Ovidio

- Advertisement -