La organización feminista Young Women’s Trust ha destacado el grave impacto que las conductas sexistas pueden tener sobre la salud mental de las mujeres, al hacerlas sentir continuamente atacadas o amenazas

De acuerdo con un estudio que realizó Young Women’s Trust en colaboración con el University College de Londres, las conductas sexistas que obligan a las mujeres a verse en la constante necesidad de defenderse; no sólo podrían tener efecto agotador, sino que a largo plazo podrían ocasionar problemas graves de salud mental.

1 de cada 5 mujeres podría desarrollar depresión clínica relacionada con el sexismo 

El estudio ha revelado que el sexismo está directamente relacionado con las tasas más altas de depresión clínica, en mujeres jóvenes con edades comprendidas entre los entre 16 y 30 años.  

 La directora ejecutiva de Young Women’s Trust, Sophie Walker, dijo: “este estudio muestra un vínculo claro y perjudicial entre el sexismo y la salud mental de las mujeres jóvenes. Si bien las mujeres de todas las edades continúan experimentando el sexismo, esta investigación muestra que son las mujeres jóvenes las más afectadas”.

El estudio entrevistó a 2,995 mujeres y niñas de entre 16 y 93 años, incluidas 1,041 de 16 a 30 años. Descubrió que este grupo de edad, más joven, era más propenso a experimentar sexismo fuera del hogar en la escuela, el trabajo, el transporte público y los taxis.

Walker dijo: “A menudo se considera que las mujeres jóvenes simplemente carecen de confianza, cuando en realidad este problema corresponde a una crisis de salud mental causada por una sociedad sexista. El sexismo está afectando profundamente la vida de las mujeres jóvenes, su libertad económica y su salud. Es por eso que el próximo gobierno debe tomar medidas urgentes y concertadas para evitar que más mujeres jóvenes sufran acoso y abuso sexual; y el daño a largo plazo que esto puede causar “.

El sexismo tiene consecuencias a largo plazo

Las mujeres que reportaron experiencias negativas relacionadas al sexismo, afirmaron que los incidentes tuvieron un impacto duradero en ellas. Reportaron que los incidentes tuvieron consecuencias en su vida hasta cuatro años después de haber ocurrido.

Una de las mujeres que participaron en el estudio dijo: “en mi experiencia personal, he luchado con el estrés y la ansiedad, en parte como resultado del sexismo que experimenté en mi trabajo. Temía ir a trabajar todas las mañanas y esto afectaba tanto mi salud mental como física. Me convertí en el caparazón de la persona que una vez fui”.

Young Women’s Trust aboga porque las mujeres jóvenes tengan acceso a servicios, especializados y efectivos de atención mental; así como por que exista una mayor inversión en programas que apoyen a las mujeres que han experimentado violencia. 

Podría interesarte:

La meta de “Frozen 2” es empoderar a mujeres y niñas

El #MeToo alcanzó al yoga: Documental de Netflix destapa abusos del maestro Bikram

Machismo y ciberacoso: las razones detrás de las muertes de cantantes de K-pop