Megan Rapinoe, capitana de la selección de Estados Unidos, se proclamó campeona del pasado Mundial de Francia y ganó este 2 de diciembre el Balón de Oro, convirtiéndose en la segunda mujer en obtener este galardón. 

El Balón de Oro es el segundo premio a nivel individual que recibe Rapinoe este año, ya que el pasado 23 de septiembre fue elegida mejor jugadora de 2019 por parte de la FIFA.

Recientemente, la revista TIME la nombró atleta del año de 2019.

Rapinoe, originaria de California, hizo historia en el pasado Mundial de Francia al ser nombrada mejor jugadora de la competencia, al anotar seis goles y repartir tres asistencias, lo que la hizo merecedora del Balón de Oro, la Bota de Oro y el premio a la mejor jugadora del Mundial, además de que alzó la Copa del Campeonato Mundo como capitana de la selección norteamericana. 

Durante los últimos años, la futbolista de 34 años, se ha posicionado como más que una deportista destacada, puesto que se ha distinguido por su labor como activista y defensora de los derechos LGBTQ+.

[Entérate: Las feministas más influyentes de la última década]

Defensora de los derechos LGBTQ+

En 2012, Rapinoe hizo pública su homosexualidad, así como su relación con la jugadora de baloncesto, Sue Bird, de 38 años, cuatro veces campeona olímpica de la selección de Estados Unidos. La pareja participó el año pasado en la edición especial Body Issue 2018 de la revista ESPN.

Rapinoe fue una de las primeras futbolistas famosas en aparecer en la revista Gay Out y es embajadora de Athlete Ally, un grupo que busca que todos los atletas tengan el mismo acceso al deporte, sin importar el género o la orientación sexual. 

Además de Athlete Ally, la jugadora también colabora con otras organizaciones como Common Goal, que incita a deportistas de élite a donar un 1% de su sueldo a causas relacionadas con la injusticia social

 “Supongo que, por el hecho de ser mujer y homosexual, siento una mayor empatía respecto a las personas que no se encuentran en una posición dominante. A mí me pareció una obviedad. Cuando alguien se ahoga, ¿vas a ayudarle o te quedas en la orilla?”, explicó en una entrevista con El País

Megan se ha pronunciado en contra de la inequidad salarial, especialmente en el ámbito del futbol.

Rechazo a las políticas de Donald Trump

En repetidas ocasiones Rapinoe ha declarado que el presidente Donald Trump es sexista, misógino y racista. 

El pasado julio, cuando sonó el himno nacional de EEUU durante la final del Mundial de Fútbol Femenino, la capitana de la selección nacional permaneció en silencio y no se llevó la mano al corazón en protesta contra la postura que sostiene el presidente hacia las minorías.

Anteriormente, ya se había pronunciado en contra de las políticas del mandatario. En una entrevista con CNN declaró  “Tu mensaje excluye a gente que se parece a mi”, refiriéndose a Trump. 

¿Presidenta de EEUU?

Es tal el fervor que Rapinoe causa entre sus seguidores que le han pedido que salte a la política. 

En julio casi 300,000 personas salieron a la calle en Nueva York para celebrar el triunfo en el Mundial de Francia, los admiradores sostenían pancartas en las que le pedían que se postulara como presidenta en las elecciones 2020.

Los analistas señalaban, entonces, que “tiene mucho margen para crecer”. Ella, por ahora, lo ha descartado. “No hay otro lugar en el que me gustaría estar, ni en la carrera presidencial. Lo siento, estoy demasiado ocupada”, bromeó cuando asumió la capitanía de la selección de fútbol de Estados Unidos.

Recientemente Rapinoe se ha pronunciado en favor de la senadora Elizabeth Warren para las eleciones presidenciales de 2020.

Rapinoe ha extendido su éxito más allá del fútbol y se ha convertido en imagen de marcas como Nike o Samsung. Además, tiene otra gran pasión: la música. La futbolista toca la guitarra y suele compartir en sus redes sociales vídeos en los que sale cantando.

Podría interesarte:

Las feministas más influyentes de la última década

Millones de mujeres se unieron en 2019 para protestar contra la violencia sexual alrededor del mundo

Sexismo y salud mental: Una de cada cinco mujeres podría desarrollar depresión clínica

- Advertisement -