El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió el domingo en que los sitios culturales de Irán son un blanco legal para su ejército, rechazando las preocupaciones dentro de su propio gobierno de que atacarlos podría constituir un crimen de guerra según el derecho internacional. El dirigente advirtió además a los iraquíes que impondría sanciones si expulsa a sus tropas en venganza por el ataque aéreo que mató a un importante general iraní en Bagdad.

Los comentarios de Trump se produjeron en un clima de crecientes tensiones en Oriente Medio luego del operativo que acabó con la vida de Qassem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds, un grupo de élite iraní. Teherán dijo que tomará represalias y el parlamento iraquí votó el domingo a favor de expulsar a las tropas estadounidenses asentadas en el país.

Trump planteó por primera vez la posibilidad de atacar objetivos culturales iraníes en un tuit el sábado. El domingo, hablando con reporteros en el vuelo de vuelta a Washington tras sus vacaciones en Florida, se reafirmó en su opinión, a pesar de las prohibiciones internacionales.

Trump señaló que Washington no se retirará sin cobrar por las inversiones militares realizadas en Irak en estos años, y apuntó que, si las tropas deben marcharse, golpeará a Bagdad con sanciones económicas.

“Les aplicaremos sanciones que no han visto nunca antes. Harán que las sanciones iraníes parezcan débiles”, explicó Trump. “Si hay alguna hostilidad, si hacen algo que creamos que es inapropiado, vamos a imponer sanciones a Irak, sanciones muy grandes a Irak”.

“No nos iremos hasta que nos paguen por ello”, agregó.

La Casa Blanca ha tenido problemas para enfrentar las reacciones violentas al asesinato de Soleimani. Aunque el general fue responsable de la muerte de cientos de estadounidenses, el ataque supuso un agravamiento de las tensiones entre Washington y Teherán.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo que el ejército estadounidense podría atacar a más líderes iraníes si la República Islámica toma represalias. El mandatario esquivó las preguntas sobre la amenaza de Trump de atacar sitios culturales, una acción militar que sería ilegal según las leyes de conflictos armados y la Carta de Naciones Unidas.

Pompeo solo dijo que cualquier ataque militar estadounidense en territorio iraní sería legal.

Las advertencias de Trump sorprendieron a algunos de los miembros de su gobierno. Un funcionario de seguridad nacional dijo que el presidente tomó a muchos por sorpresa y provocó llamadas internas para que otros miembros del gobierno, incluyendo Pompeo, aclarasen el asunto. El funcionario, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a discutir el tema en público, dijo que la aclaración era necesaria para asegurar que el ejército estadounidense no cometería crímenes de guerra de forma intencionada.

Oona Hathaway, profesora de derecho internacional en Yale y exfuncionaria de seguridad nacional en la oficina legal del Departamento de Defensa, apuntó que las palabras de Trump equivalían “a una promesa bastante clara de comisión de un crimen de guerra”.

Tropas de EEUU enfrentan amenazas luego de que Irak aprobara expulsarlos

La presencia militar de Estados Unidos en Medio Oriente enfrentaba nuevos riesgos el domingo después de que el Parlamento de Irak aprobara la expulsión de los soldados estadounidenses de ese país y el jefe del grupo paramilitar libanés Hezbollah anunciara que las fuerzas de Washington en la región «pagarán caro» por haber asesinado a un alto general iraní.

Hassan Nasrallah dijo que las bases, barcos navales y soldados de Estados Unidos en Medio Oriente son objetivos legítimos porque Washington asesinó con un dron al general Qassem Soleimani, artífice de muchas de las campañas militares de Irán en los últimos años en la región.

[Entérate: General asesinado Qassem Soleimani era un símbolo de la resistencia iraní a EEUU]

Ambos sucesos son indicios de las recientes secuelas del asesinato de Soleimani y de varios funcionarios iraquíes de alto rango perpetrados el viernes en el aeropuerto de Bagdad, y de un agravamiento de las tensiones en una región que ya se encuentra en estado de alerta elevada y que se prepara para una represalia por parte de Irán.

Horas después el domingo, por lo menos tres explosiones sacudieron la capital iraquí y se escucharon sirenas al otro lado del río Tigris. Al parecer los estallidos se debían a morteros o cohetes que cayeron dentro de la Zona Verde fuertemente fortificada, donde se encuentran las embajadas, incluida la estadounidense, y la sede del gobierno de Irak. No se informó de momento sobre muertos ni heridos por el ataque, el segundo de su tipo en dos días.

«Los atacantes suicidas que obligaron a los estadounidenses a irse de nuestra región en el pasado continúan aquí y su número se ha incrementado», dijo Nasrallah.

Por lo menos tres explosiones sacudieron la capital iraquí el domingo

Se desconoce a qué ataques con bomba perpetrados por agresores suicidas se refería. Sin embargo, uno efectuado en 1983 contra un cuartel de infantes de Marina estadounidenses en Beirut dejó 241 militares estadounidenses muertos, ante lo cual el presidente Ronald Reagan ordenó retirar a todas las fuerzas de Estados Unidos del país.

«Cuando los efectivos estadounidenses regresan en féretros, cuando vienen verticalmente y regresan horizontalmente a Estados Unidos de América, entonces Trump y su gobierno sabrán que perdieron la región y perderán las elecciones», declaró Nasrallah. Los civiles estadounidenses en la región no deben ser atacados porque hacerlo sería caer en el juego del presidente Donald Trump, agregó.

Nasrallah habló desde un lugar no revelado y su discurso fue proyectado en enormes pantallas para que lo escucharan miles de seguidores chiíes en el sur de Beirut, que lo interrumpieron con gritos de «¡Muerte a Estados Unidos!» Fueron sus primeras declaraciones desde el asesinato de Soleimani.

Nasrallah emitió su enérgica advertencia el mismo día que el Parlamento de Irak aprobó una resolución no obligatoria que prevé la expulsión de los efectivos estadounidenses de ese país, medida que podría allanar el camino a la reaparición del grupo Estado Islámico.

En la resolución se pide al gobierno iraquí que ponga fin al acuerdo con el que Washington envió efectivos hace más de cuatro años para que colaboraran en la lucha contra extremistas del EI. La iniciativa está supeditada a la aprobación del gobierno iraquí y tiene el apoyo del primer ministro saliente.

Podría interesarte:

Irán anuncia que ya no acatará restricciones de acuerdo nuclear

Irán incumplirá acuerdo nuclear tras muerte de Qassem Soleimani

Cinco posibles represalias que Irán podría tomar en respuesta por la muerte del general Soleimani

- Advertisement -