Con diferentes estrategias, Pumas, Cruz Azul y Chivas buscan saldar cuentas pendientes con sus aficionados en el torneo Clausura mexicano.

Considerados entre los equipos más populares en el país, ninguna de los tres clubes logró clasificarse a la liguilla por el título del pasado Apertura, que fue ganado por el Monterrey al vencer al América, el único de los llamados “Cuatro Grandes” que se ha mantenido como protagonista constante en la última década.

Pumas, que debuta el domingo ante Pachuca, apostó a la continuidad del entrenador español Míchel González. No realizó fichajes de renombre, confiando en que el trabajo en su cantera se vea reflejado en la máxima categoría.

“Sabemos lo que significa jugar para este club, sabemos de la grandeza de este club, pero también de las dificultades que tenemos para competir contra otros rivales y estar siempre en la zona de clasificación”, dijo Míchel con tono de resignación.

En su primera experiencia en México, Míchel finalizó en la 13ra posición, lejos de los primeros ocho lugares que van a la liguilla.

“Es difícil unir la historia con la formación de nuevos futbolistas, pero intentaremos ser más competitivos”, destacó el ex jugador del Real Madrid.

Los universitarios no salen campeones desde el Clausura 2011, cuando alzaron el séptimo título de su historia para situarse como el quinto equipo más ganador en el país.

Aunque la sequía de títulos de Pumas es larga, palidece al lado del Cruz Azul. La Máquina no se consagra campeón de liga desde el torneo Invierno 97, en el que conquistaron el octavo campeonato de su historia.

Cruz Azul, que debuta el sábado recibiendo al Atlas en el estadio Azteca, viene de un torneo en el que terminaron 12dos, dirigidos por el uruguayo Robert Dante Siboldi, quien a medio torneo relevó al portugués Pedro Caixinha.

Los dirigentes celestes también le dieron la confianza a Siboldi para mantenerse en el cargo y retuvieron a la mayor parte de su plantilla. Las novedades fueron las incorporaciones del arquero Sebastián Jurado, el volante uruguayo Pablo Ceppelini y el zaguero Luis Romo.

“El equipo está listo y tenemos confianza en los jugadores que están y los que puedan venir lo harán para potencializar lo que ya tenemos, creemos mucho en el plantel”, dijo Siboldi. “Desde el primer día que empezamos veo que tienen deseos de trascender y escribir una nueva historia, pero no hay excusas para nosotros”.

Otro equipo al que se le acabaron la excusas es Chivas.

Tras ausentarse de cinco liguillas consecutivas, el Rebaño Sagrado reforzó la plantilla con ocho jugadores, tres de esos seleccionados mexicanos, para volver a los primeros planos.

El Guadalajara, que debuta el sábado de local ante Ciudad Juárez, viene de un campeonato en el que cerró fuerte y acabó en el décimo puesto y se quedó a sólo dos puntos de clasificar a la pelea por el título.

La reacción del equipo empezó con la llegada de Luis Fernando Tena, quien fue ratificado en el puesto y ahora tendrá mejor material para trabajar con la llegada de los nuevos jugadores, destacándose Uriel Antuna, José Juan Macías y Cristian Calderón.

“Creo que tenemos de los mejores jugadores mexicanos en el plantel. Ahora tenemos como mínimo estar en la liguilla y ese no es el techo. Los objetivos son los más altos y eso es pelear por el título permanentemente”, dijo el presidente deportivo, Ricardo Peláez.

Chivas no se corona campeón desde el Clausura 2017 cuando alzó el 12do cetro de su historia.

La fecha se pone en marcha el viernes con los partidos: Morelia-Toluca y Tijuana-Santos. En otros partidos: León-Querétaro y Tigres-San Luis. América y Monterrey pospusieron sus encuentros ante Puebla y Necaxa, respectivamente.

- Advertisement -