Un estudio vigiló el comportamiento de la población de EEUU durante 25 años, observando las diferencias entre los salarios mínimos, estatales y federales, por hora en los 50 estados y el Distrito de Columbia y compararon esos números con las tasas de desempleo y suicidio de cada mes entre 1990 y 2015.

[Entérate: Sindicato demanda a Disney por pagar salarios que orillan a empleados a vivir en su auto]

Se estima que 1.7% de los adultos estadounidenses desempleados, en un rango de edad de 18 a 64 años, intentaron suicidarse en 2017 en comparación con el 0.4% de los que trabajan a tiempo completo y el 0.7% de los que trabajan a tiempo parcial, según el estudio.

El salario mínimo federal actual es de $ 7.25 por hora, y 29 estados y el Distrito de Columbia pagan más, mientras que 21 estados pagan la tarifa federal.

El estudio encontró que entre 1990 y 2015, 399,206 personas con educación secundaria o menos se quitaron la vida en comparación con 140,176 personas con un título universitario o educación superior.

Los investigadores estimaron que 13,800 suicidios podrían haberse evitado, entre personas con educación secundaria o menos, si el salario mínimo hubiera aumentado un dólar entre 2009 y 2015, luego del pico de desempleo de 2009. Mientras que un aumento de 2 dólares podría haber evitado un estimado de 25,900 suicidios en el mismo período.

Múltiples estudios han demostrado un vínculo entre las condiciones económicas y la salud

Los autores del estudio dijeron, en un comunicado que sus hallazgos son consistentes con la noción de que las políticas diseñadas para mejorar los medios de vida de las personas con menos educación, que tienen más probabilidades de trabajar con salarios más bajos y con un mayor riesgo de resultados adversos para la salud mental, pueden reducir el riesgo de suicidio en este grupo.

El Dr. Atheendar Venkataramani, profesor asistente de ética médica y política de salud en la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, declaró a CNN  que “Siempre parece sorprender a las personas que las condiciones sociales y económicas pueden afectar la salud”. Y agregó que si bien es improbable un aumento del salario mínimo basado en este estudio o en otros, el tema debe ser discutido considerando la creciente carga de deterioro en la salud mental.

Una encuesta realizada el mes pasado encontró un vínculo entre el cierre de una planta de ensamblaje automotriz y mayores tasas de mortalidad por opioides entre los adultos en edad laboral, que continuaban viviendo en a cuidad después de cinco años. El estudio relacionó las condiciones económicas con las llamadas “muertes de desesperación”, que incluyen el suicidio y las muertes por drogas y alcohol.

Podría interesarte:

México: Salario mínimo incrementará un 20% en el 2020

Iowa: Exjefa de policía se declara culpable de cobrar extra

En México, el 80% de los contratos sindicales favorecen a las empresas y no a los trabajadores

- Advertisement -