Sin citas, sin sexo, sin matrimonio y sin bebés: dos YouTubers de Corea del Sur que prometen permanecer solteras han causado alboroto en la nación del este asiático que lucha contra la tasa de fertilidad más baja del mundo.

El dúo ganó el estatus de celebridad por su canal SOLOdarity, que consiguó unos 37,000 seguidores en su primer año, en el que han comparado el matrimonio con la esclavitud para las mujeres y han criticado la tradición de que los padres entreguen a las novias.

“El matrimonio es la causa principal del patriarcado en Corea del Sur”, dijo Jung Se-young, copresentadora del programa, que es popular entre las mujeres jóvenes que no quieren casarse, pero se ven obligadas a realizar tareas domésticas y de cuidado infantil como su madres.

El movimiento “No Marriage” de las YouTubers se ha visto impulsado por el creciente feminismo surcoreano, que vio a decenas de miles de mujeres protestar en 2018 contra una epidemia de voyeurismo o “porno espía”, debido a que constantemente son filmadas en secreto al orinar o durante las relaciones sexuales.

[Entérate: Machismo y ciberacoso: las razones detrás de las muertes de cantantes de K-pop]

Consideradas radicales por sus críticas, las dos mujeres de 30 años se han enfrentado a la intimidación en línea por su campaña, a veces denominada una “protesta del útero”, ya que el creciente rechazo de las mujeres al matrimonio y la maternidad divide la sociedad surcoreana.

En SOLOdarity, Jung y su coanfitrión Baeck Ha-na, una contadora, brindan consejos a las mujeres sobre por qué deberían permanecer solteras, además de tocar otros temas feministas que desafían el papel tradicional de las mujeres de Corea del Sur.

“Se trata de boicotear el matrimonio, los hombres, el sexo y las relaciones”, dijo Jung, un maestro, a la Fundación Thomson Reuters en una entrevista en la capital, Seúl.

Ambas mujeres dijeron que sus relaciones previas las deprimieron y habían cambiado su apariencia para complacer a los novios. Jung dijo que incluso se sometió a una cirugía plástica menor.

Crisis demográfica

El matrimonio y el parto son temas cada vez más controversiales en Corea del Sur, donde los datos de las Naciones Unidas muestran que la mujer promedio tiene solo 1.1 hijos, creando una crisis demográfica que amenaza con reducir el rápido envejecimiento de la población y la economía.

Para revertir esta tendencia preocupante, el gobierno ha implementado una serie de medidas, incluida la mejora de las políticas de licencia parental y la oferta de tratamiento de fertilidad para parejas y mujeres solteras.

Las madres solteras pueden registrar a sus hijos utilizando su apellido bajo nuevas medidas para reducir el estigma que a menudo enfrentan las mujeres solteras.

Pero las opiniones tradicionales sobre las mujeres y su sexualidad todavía están profundamente arraigadas en el país socialmente conservador, que ocupó el puesto 108 de 153 países en el Índice de brecha de género global 2020 del Foro Económico Mundial.

Jung y Baeck creen que el matrimonio consolida los roles de género anticuados, y las mujeres de Corea del Sur gastan cuatro veces más en atención no remunerada (limpieza, cocina y cuidado de niños o padres mayores) que sus esposos, según datos de la ONU.

“Las iniciativas del gobierno actual no están diseñadas para mujeres, son para hombres”, dijo Jung. “Necesitan mujeres que puedan tener bebés, por lo que la política repetirá este círculo vicioso”.

Las jóvenes solteras piden una mayor igualdad en el lugar de trabajo. La brecha salarial de género de Corea del Sur es la más alta entre los países avanzados, con un 35% en 2017, más del doble del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Con la brecha salarial, las mujeres sienten que no pueden mantenerse a sí mismas cuando envejecen, por lo que, naturalmente, quieren encontrar un hombre con el que puedan vivir y del que dependan”, dijo Jung.

Al igual que en otras partes de Asia, la presión de casarse con alguien del sexo opuesto para continuar la línea de sangre familiar es fuerte en Corea del Sur, pero encuestas recientes sugieren que el sentimiento está cambiando.

Menos mujeres surcoreanas creen que necesitan casarse; de acuerdo con cifras del gobierno, el número cayó al 44% en 2018 del 62% en 2008, mientras que el número de personas que viven solas aumentó considerablemente.

El feminismo también se está acelerando en otras áreas. Una creciente banda de mujeres jóvenes ha dejado de maquillarse y cortarse el pelo para rebelarse contra los ideales de belleza de larga data en un país con una de las tasas más altas de cirugía plástica per cápita.

Presunta supremacia femenina

En las calles de Seúl, los hombres instaron a las mujeres surcoreanas a no despreciar el matrimonio y la maternidad, a pesar del costo de la crianza de los hijos.

[Entérate: “No te disculpes”: El consejo de la feminista Chimamanda Ngozi Adichie para las mujeres jóvenes ]

“Es bueno casarse, pero no es una obligación. Hay una gran carga financiera que conlleva el matrimonio”, dijo el estudiante Kim Jae-hwan, de 23 años, frente a uno de los crecientes de restaurantes de ‘comidas en solitario’ que han surgido en la capital.

“Los derechos de las mujeres se han convertido recientemente en un problema porque algunas de ellas son demasiado radicales, no buscan la igualdad de género sino la supremacía femenina”.

Otro estudiante masculino, Shin In-soo, de 18 años, dijo que el matrimonio era una elección individual, pero el rechazo de las mujeres no estaba ayudando a resolver la crisis demográfica de Corea del Sur.

“Teniendo en cuenta las bajas tasas de natalidad y otros problemas en nuestra sociedad, será mejor que las personas se casen y tengan bebés”, dijo, en Hongdae en el centro de Seúl que es famosa por su vida nocturna estudiantil y sus bares de karaoke.

Las dos estrellas de YouTube rechazaron tales críticas, diciendo que las mujeres solo reclamaban el control de sus vidas.

“Si esto afecta a la sociedad, entonces quizás el gobierno analizará lo que las mujeres realmente necesitan”, dijo Baeck. “Cuanto más salía, más sentía que estaba perdiendo una parte de mí misma”.

Otros partidarios de ‘No Marriage’ dijeron que simplemente no querían ser tratados como objetos cuyo único propósito era reproducirse.

“Cuando te casas, es como si estuvieras trabajando para dos familias y te hacen sentir como una máquina para bebés”, dijo Baek Soo-yeon, una joven de 29 años que trabaja en una empresa de tecnología.

“Es mi cuerpo, mi elección”.

Podría interesarte:

Finlandia, a la vanguardia del empoderamiento de las mujeres

Seis documentales feministas que no te puedes perder en 2020

Las feministas más influyentes de la última década

- Advertisement -