Forenses investigan la escena de un tiroteo en Hanau, Alemania, el 20 de febrero de 2020. Imagen: AP

Un alemán de 43 años disparó y mató a nueve personas en varios puntos de un suburbio de Fráncfort durante la noche en ataques que parecen haber estado motivados por ideología ultraderechista, dijeron las autoridades el jueves.

El agresor atacó primero un salón de narguile en el centro de Hanau a alrededor de las 22:00 horas del miércoles, donde mató a varias personas antes de dirigirse a otro, a unos 2,5 kilómetros (1,5 millas) hacia el oeste, donde volvió a abrir fuego causando más víctimas.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo que aunque las circunstancias del ataque deben investigarse a fondo, las balaceras expusieron el “veneno” del racismo en la sociedad alemana y se comprometió a oponerse a quienes buscan dividir al país.

Los salones de narguile son lugares donde la gente se reúne para fumar tabaco de sabores en pipas de agua originarias de Oriente Medio, y al parecer algunos de los fallecidos podrían ser turcos.

Gracias a testigos, sospechoso es localizado con celeridad

Declaraciones de testigos y videos de vigilancia sobre el auto en el que el sospechoso se dio a la fuga llevaron rápidamente a las autoridades hasta su vivienda, ubicada cerca del lugar del segundo ataque, donde se encontraron con el cuerpo de su madre, de cerca de 72 años, explicó Peter Beuth, ministro de Interior del estado de Hesse.

Tanto el agresor como su madre presentaban heridas de bala, y el arma estaba en manos del sospechoso, dijo Beuth.

En la vivienda, expertos forenses entraban y salían del inmueble el jueves, y la policía mantenía a los curiosos alejados.

Un cibersitio que se cree que pertenecía al pistolero estaba siendo evaluado, apuntó.

“El análisis inicial del cibersitio del sospechoso indica una motivación xenófoba”, dijo Beuth, añadiendo que sin embargo, no parece que estuviese en el radar de la policía ni de la agencia nacional de inteligencia.

La fiscalía federal asumió las riendas de la investigación de las balaceras, que estaban siendo tratadas como un acto de terrorismo doméstico, señaló el funcionario.

Un ataque a la sociedad libre y pacífica

“Esto es un ataque a nuestra sociedad libre y pacífica”, declaró Beuth.

El ataque fue condenado rápida y ampliamente por varias organizaciones, incluyendo el Consejo Central de los Musulmanes, la Confederación de Asociaciones Kurdas de Alemania y el Consejo Central de Judíos.

Merkel prometió que se “hará todo lo posible para investigar las circunstancias de esos terribles asesinatos”.

En un lenguaje más directo de lo habitual, la líder alemana dijo: “El racismo es un veneno. El odio es un veneno”.

El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, apuntó que su consulado en Fráncfort y su embajada en Berlín estaban intentando obtener información sobre lo ocurrido, incluyendo la posibilidad de que algunas de las víctimas fuesen turcas.

“Según la información inicial, fue un ataque con una motivación racista, pero tendremos que esperar para el comunicado (oficial)”, dijo a la televisora estatal TRT.

La policía estaría revisando un video que el sospechoso habría publicado en internet varios días antes en el que detalla una teoría conspirativa sobre abusos a menores en Estados Unidos, reportó la agencia noticiosa alemana dpa. La autenticidad de la grabación no pudo ser verificada de inmediato.

En el video, la persona que habla dijo que estaba enviando un “mensaje personal a todos los estadounidenses” de que “su país está bajo el control de sociedades secretas invisibles”.

Con un tono bajo y pausado y con un inglés con acento, añadió que hay “bases militares subterráneas” en las que “abusan, torturan y matan a niños pequeños”.

Aunque no hizo referencia al movimiento de ultraderecha QAnon en Estados Unidos, la misiva es similar a su creencia central pero infundada de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está librando una campaña secreta contra sus enemigos en las “altas esferas del estado” y una red de prostitución de menores gestionada por pedófilos y caníbales satánicos.

En un cibersitio registrado por alguien con el mismo nombre que el hombre en el video, Tobias R., el propietario dice que nació en Hanau en 1977 y que se crió en la ciudad, donde más tarde se formó en un banco y se licenció en Negocios en 2007.

Violencia ultraderechista en Alemania

El ataque se produce en medio de crecientes presiones sobre la violencia ultraderechista en Alemania.

Merkel canceló su visita a una universidad en Halle el jueves. La ciudad fue el escenario de un letal ataque antisemita el año pasado. Un hombre que expresó opiniones contra los judíos intentó sin éxito entrar disparando a una sinagoga, y mató a dos peatones antes de ser arrestado.

Ese incidente se produjo meses después del asesinato de un político regional del partido de Merkel. El sospechoso tenía un largo historial de actividad neonazi y condenas por delitos violentos.

Además de los muertos, una persona sufrió heridas graves en los tiroteos del miércoles y varias más presentaban lesiones menos serias, apuntó Beuth.

Agentes de policía inundaron el centro de Hanau, acordonando el lugar de uno de los tiroteos mientras un helicóptero sobrevolaba la zona. Podía verse un auto cubierto con papel térmico, con vidrios rotos a su lado. Expertos forenses vestidos con monos blancos recopilaban evidencias.

Hanau está a unos 20 kilómetros (12 millas) al este de Frankfort. Tiene unos 100.000 habitantes y se encuentra en el estado de Hesse.

Ve también:

Revelan fotos inéditas del Chapo Guzmán tras ser capturado

Más de 2,000 muertes por coronavirus en China

Nueva Orleans: Conductor de Uber dispara a pasajeros

- Advertisement -