Imagen ilustrativa vía Pexels.

La pregunta del millón: ¿Cómo lograr una piel sana e hidratada?

Día con día, nuestra piel se encuentra expuesta a todo tipo de agresores externos, como el sol y la contaminación, factores que también aceleran la pérdida de elasticidad y flexibilidad con el paso del tiempo.

Es por eso que el tener una rutina de belleza adecuada es fundamental para mantener la piel siempre cuidada.

Aquí te decimos como lucir una piel radiante, siempre nutrida, hidratada y sana. ¡Toma nota!

1. Limpieza

Limpiar tu piel te permitirá remover impurezas, grasa acumulada y suciedad. A la hora del baño utiliza un jabón en barra puro vegetal, que es suave con la piel y la hidrata.

2. Exfoliación

Exfoliar la piel es muy importante, ya que favorece la renovación celular y uniformiza la textura de la piel preparándola para una mejor hidratación. Exfolia tu piel hasta 3 veces por semana. Para llevar a cabo este paso, utiliza un exfoliante para el cuerpo durante la ducha, aplícalo con movimientos circulares en todo tu cuerpo, excepto el rostro, y luego del enjuague tendrás una piel suave y renovada.

3. Hidratación

La hidratación es fundamental para una piel fresca y radiante. Aporta flexibilidad y un aspecto saludable a la piel, reponiendo y favoreciendo la absorción de nutrientes. Usa un mousse de baño en todo el cuerpo y tras el enjuague tu piel estará suave e hidratada.

Luego acaba tu rutina con una crema nutritiva para el cuerpo, y también para manos y pies. Si sos de las personas que prefiere ducharse de día, puedes emplear una crema detox después del baño en todo el cuerpo –menos en el rostro- en áreas expuestas como brazos y piernas. Tu piel quedará protegida de toxinas y contaminantes del medio ambiente.

4. El toque final

Lo dará una colonia refrescante, la que más te guste.

- Advertisement -