El exsenador, exvicepresidente y precandidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, fue acusado una vez más de abuso sexual.

Tara Reade, que fue parte del personal de Biden en los años noventa, acusó al exvicepresidente de haberla abusado sexualmente en 1993, cuando éste era senador por Delaware. Reade contó su presunta traumática experiencia en un podcast con Katie Halper y más recientemente con Krystal Ball, anfitriona de su programa Rising de The Hill.

Reade no es la única mujer que ha acusado a Biden de ya sea comportamiento sexual inapropiado, acoso sexual o abuso sexual. A continuación, las otras siete mujeres que han acusado al precandidato demócrata para competir en las elecciones presidenciales de este año.

Lucy Flores

Flores, exnominada a la vicegubernatura de Nevada, dijo que Biden le olió el cabello y después le dio un “grande y lento beso” en la parte trasera de la cabeza durante un evento de campaña del 2014. Agregó que se sintió muy “avergonzada” y “perturbada” después de la acción del entonces vicepresidente de Estados Unidos.

Amy Lappos

El caso de Lappos fue similar. La exasistente congresional del representante Jim Himes dijo que Biden la tocó y rozó la naríz con la suya. Lappos dijo que “no fue sexual, pero que sí la agarró de la cabeza”. Agregó que “puso su mano en su cuello y luego hizo que rozaran sus naríces”. Lappos dijo que pensó que la iba besar en la boca. Este suceso ocurrió en el 2009.

[Entérate: Warren y Harris rechazaron reunirse con presunta víctima de abuso de Biden]

D.J. Hill

Hill contó al New York Times que Biden, durante un evento de recaudación de fondos en el 2012, la incomodó cuando puso su mano sobre el hombro. Hill expresó que Biden comenzó a bajar su mano por la espalda.

“Sólo él conoce sus intenciones”, dijo Hill.

Caitlyn Caruso

Biden tuvo otro comportamiento inapropiado en el 2016. Caruso contó al Times que, después de que contó su historia de acoso sexual en un evento en la Universidad de Nevada, Biden la abrazó “por mucho tiempo” y después le puso la mano sobre su muslo. “No se te ocurre que una persona como él fuera a perpetuar el daño de esa manera. Son personas en las que supuestamente puedes confiar”, dijo.

Ally Coll

Coll contó una historia similar a todas las anteriores. Según Coll, Biden la sostuvo de los hombros, le dio un cumplido por su sonrisa y le dio un abrazo prolongado. Coll, que era una empleada demócrata en el 2008, dijo que al principio decidió olvidarlo, pero después se dio cuenta que eso había sido un acto inapropiado.

Sofie Karasek

Karasek, abogada y defensora de los derechos de la mujer así como activista en contra del abuso sexual, contó que, mientras estaba de pie para una fotografía en la que estuvo con Biden y otras 50 mujeres sobrevivientes de abuso sexual en los Oscar del 2016, el exvicepresidente había violado su espacio.

Vail Kohnert-Yount

Kohnert-Yount, que fue una becaria en la Casa Blanca en el 2013, dijo al Washington Post en el mismo artículo en el que apareció la queja de Karasek que Biden puso su mano en su nuca y después “presionó su frente con la mía”. Enseguida de esa acción, según cuenta Kohnert-Yount, le dijo “chica bonita”.

La exbecaria dijo que no consideraba eso como una conducta sexual, pero sí como una “conducta inaprpiada que hace a muchas mujeres sentirse incómodas, además de sentir desigualdad en el ámbito laboral”.

Según las declaraciones citadas de las mujeres arriba mencionadas que han acusado a Biden de conducta inapropiada, vemos que muchas no consideraban tales acciones del exvicepresidente como un comportamiento sexual inapropiado; no obstante, ese término legal es realmente ambigüo.

¿Qué es la conducta sexual inapropiada?

Elizabeth Sheehy, la presidenta del grupo de Women and the Legal Profession de la Universidad de Ottawa, expresó que la conducta sexual inapropiada es un problema social, pero no penal, por lo que señala que no sabría como definirla; sin embargo, enfatiza que se puede ver en esos casos tres líneas fundamentales: uno, hay un desequilibrio de poder; dos, hay coerción, implícita o explícita; y tres, hay una conducta depredadora (es decir, que agrede a las mujeres como si se tratara de una caza, por ejemplo).

En las acusaciones de las mujeres, si bien no se ve que se trate de acciones criminales como tal (a excepción del caso de Tara Reade [mira aquí su historia]), las acciones de Biden entran en la categoría de conducta sexual inapropiada, según la profesora Sheehy, pues hay un desequilibrio de poder, coerción y en algunos casos (como el de Reade), conducta depredadora.

Ve también:

Denuncias de acoso contra Domingo son creíbles, dice Ópera de LA

Funcionario del Pentágono acusado de acoso sexual

La célebre escritora Elena Poniatowska revela que Juan José Arreola abusó sexualmente de ella

- Advertisement -