Lorena Borjas, la incansable activista que luchó durante años por los derechos de los colectivos transgénero y latinos, murió a los 59 años, luego de contraer coronavirus en la ciudad de Nueva York.

Lorena llegó a Estados Unidos a los 20 años, proveniente de la Cuidad de México, como inmigrante indocumentada, cuando aún se asumía como hombre homosexual y realizó su transición en el país.

Permaneció en el país como indocumentada hasta 1986, cuando se le concedió una “green card”, gracias a un programa de amnistía del Presidente Ronald Reagan.

Años más tarde fue arrestada por prostitución y tráfico de personas; a pesar de que un juez levantó los cargos en su contra, al determinar que ella fue víctima y no perpetradora, algunos cargos permanecieron por lo que no pudo acceder a la ciudadanía.

Borjas se dedicó durante 25 años a defender los derechos de las mujeres transexuales

Los últimos cargos fueron retirados por el gobernador Andrew M. Cuomo en 2017 y se convirtió en ciudadana oficial el año pasado.

Con este perdón otorgado, ya no tendré que dormir por la noche, preocupada de que me deporten a un país que ya no es mi casa”, dijo Borjas al Centro de Derecho Transgénero ese año. “Podré vivir mi vida sin estrés y sin miedo a la inmigración, y podré continuar haciendo el trabajo que hago y ayudar a las mujeres transgénero más vulnerables”.

Borjas se dedicó durante 25 años a defender los derechos de las mujeres transexuales e indocumentadas en Nueva York, que a menudo tienen que lidiar con la amenaza del tráfico de personas, el acoso policiaco, la adicción a distintas sustancias y problemas de salud.

Lorena repartía, con frecuencia, preservativos a las trabajadoras sexuales de su vecindario. También organizaba intercambios de jeringas para proteger a los transexuales que estaban bajo terapia hormonal, e incluso estableció una clínica de pruebas de VIH en su propia casa.

En entrevista con The Ne York Times, Cecilia Gentili, su amiga y también activista latina y transgénero dijo que los esfuerzos de Lorena fueron excepcionales.

“Si una de las chicas era arrestada por hacer trabajo sexual, Lorena contestaría el teléfono a las 3 de la mañana ya las 8 de la mañana estaría en la corte con un abogado y con el dinero para pagar la fianza”, dijo.

Podría interesarte:

Fallece mamá de Guardiola por coronavirus

Lo último sobre coronavirus: Luisiana reporta 68 muertes

Las otras víctimas del coronavirus: personal médico sin trabajo

- Advertisement -