El número de casos confirmados de la enfermedad COVID-19 superaba el domingo los 1.2 millones a nivel mundial, con casi 66,000 decesos, de acuerdo con el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

El secretario general de las Naciones Unidas António Guterres denunció que ha habido “un incremento horrendo en la violencia doméstica a nivel global” en las últimas semanas, luego de que ha aumentado el miedo por la pandemia del coronavirus, así como sus consecuencias sociales y económicas.

El jefe de la ONU, que el 23 de marzo pidió un cese del fuego inmediato en los conflictos de todo el mundo para enfrentar al COVID-19, afirmó en un comunicado el domingo por la noche que ahora es el momento para pedir el fin de toda la violencia, “en todas partes, ahora”.

Los trabajadores de salud y la policía están abrumados y diezmados en su personal

“Para muchas mujeres y niñas, la amenaza se cierne más grande en donde deberían estar más seguras: en sus propias casas”, afirmó Guterres.

“Y, por lo tanto, hago una nueva exhortación hoy para que haya paz en casa y en los hogares de todo el mundo”, añadió.

Al mismo tiempo, los trabajadores de los servicios de salud y la policía están abrumados y diezmados en su personal, los grupos de apoyo local están paralizados y cortos de fondos, y algunos albergues para casos de violencia doméstica se encuentran cerrados mientras que otros están llenos.

“Exhorto a todos los gobiernos a hacer de la prevención y el remedio de la violencia contra las mujeres una parte crucial de sus planes de respuesta nacional al COVID-19“, pidió Guterres.

Podría interesarte:

Netflix y empoderamiento femenino: Películas para ver en la cuarentena

Violencia doméstica y coronavirus: aumenta riesgo para mujeres

Violentómetro: herramienta de prevención contra la violencia de género

- Advertisement -