En esta imagen del 31 de mayo de 2018, un par de alces se disputan un charco de fango en el que se alimentan en el Refugio de Vida Silvestre Umbagog, en Wentworth, Nueva Hampshire. Imagen: AP

El gobierno del presidente Donald Trump planea abrir 930,000 hectáreas (2.3 millones de acres) de tierras pertenecientes a más de 100 refugios de vida silvestre y criaderos de peces para la cacería y la pesca, de acuerdo con una propuesta presentada el miércoles con el objetivo de darle a la población más acceso a actividades recreativas en tierras públicas.

El plan fue bien recibido por varios grupos de cacería y pesca, pero también fue criticado por una organización de conservacionistas que señaló que es “insensible” enfocarse en esto durante la pandemia de COVID-19.

La propuesta permitiría por primera vez la pesca en varios refugios nacionales de vida silvestre, incluyendo la Bahía de San Diego, en California, Alamosa en Colorado, Bombay Hook en Delaware, Umbagog en Maine y Nueva Hampshire, y Everglades Headwaters en Florida, según un listado publicado en internet.

También permitiría la cacería de caimanes en tres refugios nacionales de vida silvestre: Banks Lake en Georgia, Laguna Atascosa en Texas, y Savannah en Georgia y Carolina del Sur.

En Arizona, se permitiría la caza de pumas y ciervo mulo en Cabeza Prieta, y de lince, zorro y puma en Buenos Aires, ambos refugios nacionales de vida silvestre. En Oregon, se permitirá por primera vez la cacería de aves migratorias en los refugios de Wapato Lake y Hart Mountain.

“Los cazadores y pescadores estadounidenses ahora tienen un buen motivo para esperar el otoño, ahora que planeamos abrir y expandir las oportunidades de caza y pesca en terrenos a nivel nacional que superan la extensión de Delaware”, informó el secretario del Interior, David Bernhardt, en un comunicado.

El plan fue anunciado como parte de la revisión anual del Departamento del Interior de cara a la próxima temporada de caza, dijo el portavoz de la agencia Conner Swanson.

El director de Western Values Project Jayson O’Neill criticó el momento del anuncio y otras decisiones que ha tomado el gobierno federal que, asegura, perjudican a las tierras públicas.

“En lugar de responder a los llamados de las autoridades estatales y locales de recursos necesarios, asistencia y ayuda durante esta pandemia generacional, el secretario Bernhardt realizó un anuncio insensible que de ninguna manera podría compensar algún día las oportunidades de cacería y la vida silvestre que se han perdido como resultado de la agenda de desregularizaciones de Trump que ha diezmado nuestras tierras públicas y protecciones ambientales”, declaró O’Neill.

Hay un periodo de 60 para comentarios públicos sobre la propuesta.

Ve también:

Incendios en Australia, provocados por cambio climático, han matado a más de 500 millones de animales

Documental “Our Planet” muestra la tragedia que viven las morsas por el cambio climático que provocamos

Elefantes atacan a cazador furtivo de rinocerontes y leones devoran su cuerpo en Sudáfrica

- Advertisement -