El gobierno malayo provocó la indignación mundial tras emitir recomendaciones a sus ciudadanas supuestamente para evitar los conflictos de pareja y así reducir las probabilidades de que surgieran casos de abuso doméstico durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus.

[Entérate: Las mujeres siguen muy lejos de alcanzar igualdad: ONU]

Con publicaciones de Facebook desde las páginas oficiales del Gobierno —ahora eliminadas—, el Ministerio del Desarrollo de la Mujer, la Familia y la Comunidad ofreció tres consejos sobre cómo deberían comportarse las esposas mientras se aplican las normas del distanciamiento social: maquillarse todos los días, hablar con la voz de la caricatura Doraemon y evitar molestar a sus esposos.

Imagen: Captura de pantalla Twitter

¿Qué está mal con estas recomendaciones?

Las tres recomendaciones dadas por el Gobierno de Malasia a sus mujeres son el claro ejemplo de tres prácticas machistas que quienes luchan por la igualdad de género buscan erradicar: la cosificación, infantilización y victimización de la mujer.

Maquillarse todos los días: cosificación de la mujer

via GIPHY

Pedirle a las mujeres que utilicen maquillaje para complacer a sus parejas es un ejemplo de la cosificación —también llamada objetivación— de las mujeres. Tratarlas como objetos sexuales a disposición del hombre, normando cómo me deben verse para agradar.

Hablar con la voz de Doraemon: infantilizar a la mujer

via GIPHY

Pedirle a las mujeres que imiten la voz de una caricatura para niños al hablar con sus parejas es una muestra de la infantilización a la que se les somete para que los hombres no les consideren una amenaza, se muestren vulnerables y necesitadas de protección (es decir, que no puedan valerse por sí mismas).

Evitar molestar a sus esposos: victimización de la mujer

via GIPHY

Esta común práctica evita cuestionar el comportamiento del agresor y en su lugar culpabiliza a la víctima por permitir o provocar las agresiones. Al recomendar no molestar al esposo, el Gobierno da a entender que los hombres tienen una naturaleza violenta que es mejor no despertar, como si no fueran responsables de su comportamiento y la violencia física fuese sólo una reacción natural del enojo provocado por ciertas actitudes femeninas.

De acuerdo con The Guardian, el gobierno malayo rectificó tras la controversia, se disculpó por las molestias que pudo haber ocasionado y prometió ser más cuidadoso en el futuro. Sin embargo, afirmó que sus sugerencias pretendían “mantener relaciones positivas entre familiares durante el período del confinamiento”.

Ve también:

Países liderados por mujeres enfrentan mejor crisis del coronavirus

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes: Historias de mujeres extraordinarias

ONU ofrece cursos en línea sobre igualdad de género y empoderamiento

- Advertisement -