Fotografía de archivo del 8 de abril de 2020 de un peatón caminando frente a pequeños negocios que debieron cerrar sus puertas por la pandemia de coronavirus en el barrio Crown Heights de Brooklyn, en Nueva York. Imagen: AP

Los habitantes latinos y afroamericanos de Estados Unidos no sólo han tenido una tasa de afectados por el COVID-19 mayor que los demás grupos de población, sino también están siendo impactados económicamente con mayor gravedad debido a que programas federales de alivio económico no los están protegiendo.

Un estudio llevado a cabo por la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés) informó que, de más de 500 pequeños negocios de latinos que solicitaron préstamos federales, sólo 97 recibieron dinero en la primera ronda del Payment Protection Program (Programa de Protección de Pagos).

El Payment Protection Program recibió 350,000 millones de dólares del paquete de ayuda de 2 billones de dólares aprobado por el Gobierno Federal y por el Congreso para ayudar a los pequeñas empresas.

El sitio del programa informa: “El Programa de protección de pago ofrece préstamos diseñados como incentivos directos para que las pequeñas empresas conserven a sus trabajadores en la nómina”. El sitio informa que están en pausa las asignaciones de fondos “debido al financiamiento disponible de los fondos asignados”.

Si bien dice el programa que es para las pequeñas empresas, el dinero del PPP llegó a los principales prestamistas de la nación, quienes después tuvieron prioridad para los negocios más confiables. Estos prestamistas son quienes normalmente no sirven para los pequeños negocios más marginalizados, como lo hacen los prestamistas comunitarios, según The Americano News.

[Entérate: Florida: Más de 260,000 no son considerados elegibles para recibir beneficios por desempleo]

Causa de la brecha de riqueza racial

Debido a esto, el Congreso pasó en un nuevo paquete que se destinaran 30,000 millones de dólares a prestamistas comunitarios.

Ashley Harrington, directora de defensa federal del Center for Responsible Lending (Centro para el Préstamo responsable), condenó la situación: “Es este tipo de manejos los que perpetúan la brecha racial de riqueza y nutre el resentimiento y desconfianza pública”.

Como activista a favor de la injusticia racial en este aspecto, Harrington ha urgido al Congreso del país para crear un nuevo proyecto de ley que asegure una protección para las minorías.

Harrington enfatizó el impacto del trabajo de los inmigrantes y personas de color para la economía de EEUU.

“Los dueños de negocios de color, inlcuidos los inmigrantes que pagan sus impuestos de manera individual emplean a más de 8.7 millones de estadounidenses y generan más de 1.38 billones a la economía en general”, se lee en el comunicado de Harrington.

“No podemos dejar a estos negocios excluidos”, añadió.

Ve también:

Cifra de desempleo sube a más de 30 millones en seis semanas

EEUU: ¿Qué debo hacer para recibir ayuda del gobierno?

Mueren dos guardias de cárcel de ICE tras contraer COVID-19

- Advertisement -