La justicia peruana ordenó el jueves excarcelar a la política derechista Keiko Fujimori y a la izquierdista exalcaldesa de Lima, Susana Villarán.

Ambas pidieron salir de prisión por temor al nuevo coronavirus. En el caso de Villarán, la justicia expresó que sí era vulnerable porque padece hipertensión y lupus, pero en el de Keiko se argumentó algo distinto. Según el juzgado, la fiscalía no pudo enjuiciar a la política “en el menor plazo posible”.

Ambas son investigadas por sus presuntos nexos con la constructora brasileña Odebrecht, que desató la mayor trama de corrupción en Latinoamérica de las últimas décadas.

La fiscalía investiga a Fujimori, de 44 años, por presunto lavado activos al usar aportantes falsos con los cuales habría ocultado el dinero que Odebrecht le otorgó para sus campañas presidenciales de 2011 y 2016.

Giulliana Loza, abogada de Fujimori, confirmó a la radio local RPP que la política de 44 años saldrá libre pero no podrá cambiar de domicilio, debe pagar 20,000 dólares en los próximos cinco días e ir cada mes a la oficina de control biométrico para registrar su huella digital.

La fiscalía investiga a Fujimori por presunto lavado activos

Loza dijo que Fujimori, quien cumplía la detención en una celda individual, era una persona “vulnerable” al nuevo coronavirus. Días antes la defensora aseguró a la prensa que Fujimori era hipertensa y sufría arritmia, pero esos argumentos no fueron mencionados en la sentencia.

Más temprano, la justicia también ordenó la liberación de Villarán, de 70 años, quien estaba presa por supuesto lavado de activos por presuntamente recibir dinero de Odebrecht y de la constructora OAS.

El temor al contagio con el virus es un argumento que varios reos poderosos e investigados en Perú por presunta corrupción ligada a Odebrecht han usado para pedir su libertad.

Semanas atrás el exprimer ministro César Villanueva, investigado por un presunto soborno recibido de Odebrecht, también fue excarcelado.

El nuevo coronavirus ha matado 30 presos e infectado a 645 en las cárceles de Perú. En los últimos días varios presos se han amotinado en diversas prisiones pidiendo mejores condiciones de salud. El lunes nueve reos murieron a tiros en una cárcel de Lima.

Las cárceles de Perú tienen un 138% de hacinamiento y el gobierno planea excarcelar a otros 13,000 reos, de ellos 3,000 son condenados y otros 10,000 no tienen sentencia.

El nuevo coronavirus ha provocado en el país un total de 36,976 infectados y 1,051 muertos. Perú es el segundo país de Latinoamérica con más contagiados de Latinoamérica.

Podría interesarte:

Mueren dos guardias de cárcel de ICE tras contraer COVID-19

Comienzan a colapsar hospitales de Perú ante COVID-19

Perú: Keiko Fujimori vuelve a prisión por Odebrecht

- Advertisement -