Desde bebés aprendimos que comer nos brinda calma; sin embargo, este instinto regresa cuando somos mayores y nos enfrentamos a una etapa como la que vivimos actualmente con el aislamiento, y la falta de distracciones recurrimos nuevamente a los alimentos debido a la ansiedad.

También te interesa:

Harley “El Tuerto”, el pug que ayuda a médicos y enfermeras

Pacientes con COVID-19 luchan también contra la depresión

Mujer recibe a su bebé en plena calle; policías, sus héroes

Con mural, artista muestra admiración a trabajadores de la salud

- Advertisement -