El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Imagen: Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este viernes durante una conferencia de prensa que consideraba a los lugares de adoración como “esenciales” durante la pandemia del COVID-19, por lo que llamó a los gobernadores estatales que reabran los lugares religiosos, de lo contrario los desautorizaría, lo cual sería una violación a la Décima Enmienda de la Constitución.

Este viernes, Trump dijo: “Algunos gobernadores han considerado tiendas de licores y clínicas de aborto esenciales, pero han dejado afuera a nuestras iglesias y casas de adoración. No está bien. Entonces, estoy corrigiendo esta injusticia y llamando a las casas de adoración esenciales”.

En seguida, Trump añadió que estaba llamando a los gobernadores estatales a “que permitan a las iglesias y lugares de adoración reabris ahora mismo”, y que “si no lo hacen, desautorizará a los gobernadores”.

Mientras la noticia aparecía en Fox News, noticiero preferido de Trump, uno de sus analistas legales enfatizó que el presidente no tenía la autoridad para desautorizar a los gobernadores estatales.

“Sin importar que estén mal diseñadas las órdenes de los gobernadores, sin importar lo esencial que es el derecho a adorar, sin importar lo fundamental que es, a pesar de que esté absolutamente protegido por la Primera Enmienda, el presidente no tiene la autoridad para desautorizar a los gobernadores”, dijo Andrew Napolitano sobre las declaraciones de Trump.

Las declaraciones de Trump sobre exigir a los gobernadores a ordenar la reapertura de las iglesias y lugares de adoración están en el mismo registro de sus órdenes de reabrir la economía de todo el país, sobrepasando su autoridad sobre los gobiernos estatales.

Trump ha hablado de manera descarada sobre la supuesta autoridad que pretende tener como presidente de Estados Unidos. En una entrevista, tras ser preguntado si tenía la autoridad de anular las órdenes de salud pública estatal, Trump contestó: “Cuando alguien es el presidente de los Estados Unidos, la autoridad es total, y esa es la forma que debe de ser. Es total”.

Tal idea de Trump sobre su autoridad es completamente contraria a la Constitución del país, pues la autoridad total del presidente está anulada por la Décima Enmienda, la cual establece que ningún poder que no esté especificado para el Gobierno federal por la Constitución le pertenece a los estados o a la población.

Como está escrito en la Constitución: “Los poderes no delegados a los Estados Unidos por la Constitución, ni prohibidos por ella a los estados, están reservados a los estados respectivamente o a la población”.

Ve también:

Estudio vincula mayor riesgo de muerte a fármaco promovido por Trump para COVID-19

Trump se niega a utilizar mascarilla en público porque considera que lo hace ver débil

Hidroxicloroquina no beneficia a enfermos de COVID-19, los perjudica

- Advertisement -