El distanciamiento social por la pandemia del coronavirus ha disparado la práctica del sexting —enviar con el celular fotos, mensajes o videos de contenido erótico—; de esta manera, muchas parejas y personas solteras han podido mantener, en el terreno virtual, sus relaciones íntimas durante esta temporada.

El sexting puede ser una gran forma de explorar nuestra sexualidad, mejorar nuestra autoestima y fortalecer la intimidad con tu pareja. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Drexel, la mayoría de los adultos en Estados Unidos —el 87%— han enviado mensajes de este tipo por lo menos una vez en sus vidas o lo hace de forma recurrente. La investigación también encontró que existe una correlación entre la práctica y la satisfacción sexual de los participantes.

Sin embargo, el sexting también conlleva riesgos sobretodo en términos de la privacidad. Nadie quiere que sus fotos circulen por todo internet cuando fueron enviadas en una conversación privada. Para reducir los riesgos de que esto suceda, te damos las siguientes recomendaciones:

1. Piensa dos veces si quieres que sea vea tu cara

Si una conversación con alguien que aún no conoces muy bien o con quien no tienes plena confianza empieza a “subir de tono” y deseas mandarle fotos provocativas, antes hacer click en “Enviar” reflexiona si quieres que esas imágenes contengan información que revele tu identidad. Si tienes dudas, lo mejor será optar por fotografiarte evitando que aparezcan rasgos particulares, como tu cara, marcas de nacimiento o tatuajes.

2. Si bebes, no “sextees”

Después de haber bebido unas copas, el teléfono celular se puede volver un aparato sumamente peligroso. Si de por sí, el solo hecho de enviar mensajes de texto ya conlleva un serio riesgo cuando se te ha soltado la lengua por el alcohol, enviar fotografías íntimas es un verdadero peligro que te puede traer mucho arrepentimiento a la mañana siguiente.

Sextear” de forma responsable implica hacerlo con plena consciencia, de qué es lo que envías y a quién lo envías.

3. El trabajo no es lugar para “sextear”

De acuerdo con un estudio realizado por Retina-X Studios —una compañía que desarrolla herramientas de rastreo para computadoras— el día de la semana más popular para el sexting es, sorprendentemente, el martes, en un horario también inesperado: entre las 10 y 12 del día. Justo en horario de oficina.

Sextear mientras trabajas no es nada recomendable dado que muchas empresas rastrean la información de los sitios web que se visitan y todo el contenido que se comparte mientras utilizas la red WIFI de la oficina.

Tener que explicarle a tu jefe porqué te tomaste fotos íntimas en tu horario de trabajo probablemente será una conversación que querrás evitar.

Ve también:

Sí, es posible tener sexo durante la crisis del coronavirus

Durante pandemia, suben ventas de juguetes sexuales

En tiempos de COVID-19: Bailarinas exóticas entregan comida a domicilio

- Advertisement -