La indignación por el asesinato de George Floyd ha provocado que en docenas de ciudades de Estados Unidos se lleven a cabo manifestaciones violentas, con un nivel de disturbios generalizados que no se había visto en décadas.

[Entérate: Autopsia a George Floyd revela muerte por asfixia]

La desigualdad racial en el país tiene una larga historia, pero antes del caso de Floyd hubo dos incidentes en las últimas semanas que recibieron mucha atención mediática y que posiblemente prepararon el terreno que ahora es un campo de batalla.

Amy Cooper

A finales de mayo, Christian Cooper un hombre negro de 57 años, egresado de Harvard y observador de pájaros, grabó con su celular un altercado que tuvo con una mujer blanca por pedirle de forma amable que atara con la correa a su perro —una norma del parque para proteger a las aves y otra fauna que allí habita—.

Lo que sucedió después fue lo que causó gran revuelo en redes sociales: la mujer, identificada como Amy Cooper, le pidió al hombre que dejara de grabarla, sin que él dejara de hacerlo. Luego amenazó con llamar al Departamento de Policía de Nueva York para decirles que había un hombre afroamericano amenazando su vida.

La mujer llevó a cabo su amenaza. Una vez en línea con la policía, la mujer comenzó a gritar y usar un tono muy agudo y apremiado, para convencerles de que estaba en peligro inminente.

El video expuso cómo la mujer se aprovechó del sesgo racial de la policía en contra de la población negra y lo utilizó a su favor haciéndose pasar por una víctima indefensa.

Después de que el video se viralizara en redes, la mujer fue despedida de su empresa, donde fungía como vicepresidenta. También perdió a su perro que, de acuerdo con una publicación de la fundación que se lo dio en adopción años atrás, fue recuperado en favor de su salud y bienestar.

Ahmaud Arbery

El pasado 25 de febrero, un hombre negro de 25 años, fue asesinado a tiros por dos hombres blancos (padre e hijo) en Brunswick, Georgia. Su nombre era Ahmaud Arbery.

Arbery había salido a trotar esa tarde de domingo, como acostumbraba hacerlo, en las calles del barrio Fancy Bluff en Brunswick, donde vivía.

Sus presuntos asesinos —Gregory y Travis McMichael— dijeron a la policía que persiguieron a la víctima porque sospechaban que era un ladrón, pese a no tener ninguna prueba de ello. Gozaron de su libertad durante más de dos meses antes de ser encarcelados por asesinato y asalto agravado.

Ve también:

Video: Policía de California golpea a niño negro de 14 años

#JusticeForAhmaud: Video de asesinato de Ahmaud Arbery reaviva enojo contra racismo

Policía asesina por error a paramédica negra en su casa mientras dormía

- Advertisement -