Estudiantes incluidos en el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) se congregan en el exterior de la Corte Suprema de Estados Unidos, el 18 de junio de 2020, en Washington. Imagen: AP

Pese a que la Corte Suprema de Estados Unidos mantuvo las protecciones legales para los jóvenes migrantes, el presidente Donald Trump podría arrebatarles aún a cientos de miles de ellos la capacidad de vivir y trabajar legalmente en el país. Sin una respuesta legislativa a la vista, esto supone que la incertidumbre que han pasado los últimos ocho años no ha terminado para muchos que no tienen más hogar que ese.

Los activistas prometen seguir luchando por una solución a largo plazo para los 650.000 migrantes que llegaron al país cuando eran niños. Enfrente tienen a una Casa Blanca que ha priorizado las restricciones migratorias y a un Congreso dividido que es improbable que apruebe una legislación que les ofrezca una vía para obtener la ciudadanía en el corto plazo.

El alto tribunal dijo el jueves que Trump había suspendido de forma indebida el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) en 2017. El juez presidente John Roberts se unió a los cuatro magistrados progresistas para una mayoría de 5-4, mientras que los conservadores calificaron el DACA de ilegal.

Ahora depende del gobierno el intentar de nuevo desmantelar el programa que ofrece protección frente a la deportación. Trump criticó el fallo en Twitter diciendo: “Estas decisiones horribles y políticamente cargadas que emanan de la Corte Suprema son escopetazos a la cara de quienes se enorgullecen de llamarse republicanos o conservadores”. Al parecer, el mandatario se refirió a otra decisión del tribunal, que a principios de semana decretó que es ilegal despedir a empleados por el hecho de ser homosexuales o transexuales.

Sin tiempo para desmantelar DACA

[Entérate: Corte Suprema bloquea intento de Trump de anular DACA, programa que protege a jóvenes inmigrantes]

Pero los expertos sostienen que no hay suficiente tiempo para desmantelar el programa de 8 años antes de las elecciones presidenciales de noviembre y dudan que el gobierno lo intentase dada la popularidad del DACA entre los votantes.

La decisión judicial despertó sorpresa y alegría, y más tarde aprensión, entre los migrantes y sus partidarios, que saben que es solo una solución temporal.

“Esta es una gran victoria para nosotros”, dijo llorando Diana Rodriguez, una beneficiaria del DACA de 22 años.

Rodríguez, quien trabaja con la New York Immigration Coalition, contó que no ha estado en México desde que fue llevada a Estados Unidos a los dos años. El fallo supone que los jóvenes migrantes pueden seguir trabajando, ayudando a sus familias y marcando “una diferencia en este país”, añadió.

Pero el trabajo no ha terminado, apuntó Rodríguez, agregando: “No podemos parar justo ahora, tenemos que seguir luchando”.

Los demócratas en el Congreso, por su parte, parecían satisfechos con dejar que la decisión judicial funja como ley por el momento.

Aunque los republicanos protestaron señalando que ahora era el momento de que el Congreso aclarase el sistema migratorio, la presidenta de la Cámara de Representantes dejó claro que los demócratas no impulsarán nueva legislación antes del parón veraniego y que tienen poco interés en atender a las demandas del Partido Republicano para financiar el muro fronterizo prometido por Trump como parte de cualquier reforma migratoria integral.

[Entérate: “Dreamers” no podrán recibir apoyos del paquete de estímulo fiscal]

Biden y DACA

“No hay nadie en la comunidad migrante que quiera que cambiemos un muro por inmigración”, dijo.

Al ser recordada que Trump quiere una reforma migratoria, Pelosi respondió “Ya veremos” y recordó que al calendario legislativo le quedan pocas fechas. “Yo no sé a qué re refería el presidente, y tal vez él tampoco”, sentenció Pelosi.

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, dijo que si sale elegido enviará al Congreso una iniciativa legislativa en su primer día en el cargo para convertir en permanentes las protecciones del DACA.

El programa surgió del estancamiento de un proyecto de ley integral migratoria entre el Congreso y el gobierno del expresidente Barack Obama en 2012. Bajo la intensa presión de jóvenes activistas, Obama decidió proteger al colectivo de la deportación y permitirles trabajar legalmente en Estados Unidos.

Los inmigrantes que ya estaban enrolados en el DACA mantendrán las protecciones, pero hay decenas de miles más que podrían haberse inscrito si Trump no hubiese suspendido el programa hace tres años.

Ve también:

Caso de inmigrante mexicano que lucha contra Trump por proteger DACA llega a Suprema Corte este martes

EEUU: Cortes de inmigración se encuentran sobrepasadas por solicitudes de asilo

Abogados de inmigración: abrumados y frustrados en la era Trump

- Advertisement -