La diseñadora japonesa, que vive en México hace 17 años, decidió incluir los textiles mexicanos en una colección de kimonos para honrar los bordados del país.

También te interesa:

El rebozo, una obra de arte proveniente del telar

Artesanas intercambian sus creaciones por comida

San Miguel de Allende acuna el arte pop de Jaime Shelley

Chinampas de Xochimilco: amor al campo, tradición y calidad

- Advertisement -