Ellos son los “diableros” de la Central de Abasto, quienes ante la pandemia no paran de trabajar para ganarse el pan de cada día. Ser cargador es un oficio Al Extremo en el que dicen “más vale maña que fuerza”.

- Advertisement -