Soldados estadounidenses en la base militar Wiesbaden, en Alemania. Foto tomada el 13 de mayo del 2011. Imagen: AP

Estados Unidos retirará miles de soldados de Alemania, trayendo a casa algunos de ellos y reubicando los demás en otros países europeos, informaron el miércoles fuentes de defensa estadounidenses. Legisladores del partido republicano —el propio partido político del presidente Donald Trump— han criticado la propuesta, calificándola de una concesión excesiva a Rusia y una amenaza a la seguridad nacional.

Unos 6,400 efectivos serán repatriados y otros 5,400 serán llevados a otros países en Europa, dijeron los funcionarios al detallar un plan que costará miles de millones de dólares y tardará años en completar.

La decisión responde al deseo del presidente Trump de disminuir la presencia militar en Alemania, a la que acusa de no gastar lo suficiente en su propia defensa. Los funcionarios señalaron que los traslados comenzarán dentro de varios meses, en los que fuerzas aéreas y terrestres pasarán a países que ya tienen presencia militar norteamericana. Tras la retirada, quedarán todavía unos 25,000 efectivos en Alemania.

El plan responde también a la idea de aumentar la presencia militar en Polonia, una solicitud desde hace tiempo formulada por el presidente polaco Andrzej Duda. Las fuentes, que pidieron no ser identificadas, afirmaron que el plan implicará el gasto de miles de millones de dólares y la reconstrucción de bases militares para poder acomodar a los contingentes nuevos. En el futuro, otras unidades serán sacadas de Europa en un sistema de rotación.

Republicanos contra decisión de Trump

Veintidós legisladores republicanos en la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes le han escrito una carta a Trump aseverando que una reducida presencia militar estadounidense en Europa alentará la agresión y el oportunismo de Rusia.

Además, no queda claro si el plan sobrevivirá si Trump no es reelegido en los comicios de noviembre.

Alemania es un importante punto de transporte para los militares estadounidenses que son despachados a África y el Medio Oriente. El hecho de que el plan mantiene casi la mitad de los soldados en Europa es un claro intento del Pentágono por tranquilizar a sus aliados. Además, al trasladar unidades más hacia el este, el plan envía el mensaje a Rusia de que Estados Unidos sigue comprometido con la región y está decidido a proteger a Europa Oriental de cualquier agresión rusa.

El senador republicano Jim Inhofe, titular de la Comisión de Servicios Armados de la cámara alta, ha expresado su apoyo al plan aunque ha admitido que llevará meses para elaborarlo y años para implementarlo. Inhofe fue informado de los detalles del plan la semana pasada y poco después emitió un comunicado respaldando “el concepto de reacomodar la presencia militar estadounidense en Europa”.

Ve también:

Trump insiste en defender la hidroxicloroquina ante COVID-19 con video de doctora Stella Immanuel

Trump vuelve a propagar teorías infundadas sobre el virus

Apoyo a Trump cae a su nivel más bajo: encuesta

- Advertisement -