Un manifestante sostiene un letrero durante una protesta frente al tribunal Mark O. Hatfield, en Portland, Oregon, el sábado 1 de agosto de 2020. Imagen, AP.

La Policía de Portland declaró que la reunión de unas personas el sábado por la noche afuera de una comisaría durante la cual lanzaron botellas hacia los agentes, fue ilícita. 

Hasta ese momento, las fuerzas de seguridad federales, estatales y locales, aparentemente habían estado ausentes de las protestas del jueves, viernes y sábado. Las manifestaciones, que durante semanas han terminado con gas lacrimógeno, proyectiles disparados hacia los edificios, los agentes federales en las calles y civiles y policías heridos, han concluido recientemente con cantos y conversaciones. 

Los activistas y autoridades de Oregon pidieron a la gente que asistió a la protesta del sábado por la noche en Portland que reorientaran la atención en los objetivos del movimiento Black Lives Matter, tres días después de que el gobierno del presidente Donald Trump aceptó reducir la presencia de agentes federales. 

Unos grupos se reunieron el sábado por la tarde en varias áreas alrededor del centro de Portland para escuchar a los oradores y prepararse para marchar al Centro de Justicia y al tribunal Mark O. Hatfield. 

Uno de los eventos más populares, dirigido a reorientar el movimiento, fue organizado por la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP por sus siglas en inglés). Los oradores incluyeron activistas, así como al senador de Oregon Jeff Merkley y el comisionado de la ciudad de Portland, Jo Ann Hardesty. 

Merkley y Hardesty hablaron sobre las políticas que están presentando, como reducir el financiamiento a la policía y restringir las llaves al cuello. 

En tanto, la policía afirmó que los manifestantes lanzaron botellas de vidrio y apuntaron con lásers a los agentes. 

Dos personas fueron detenidas durante la protesta.

- Advertisement -