El `presidente Donald Trump habla en la Sala Este de la Casa Blanca, Washington, 4 de agosto de 2020. Imagen, AP.

El presidente Donald Trump alienta a los votantes en el estado decisivo de Florida a que envíen sus votos por correo después de meses de criticar esa práctica, al mismo tiempo que su equipo de campaña y el Partido Republicano impugnan la nueva ley de voto por correo de Nevada. 

Los pedidos demócratas de votación por correo se han multiplicado en Florida, un estado clave para las esperanzas de reelección de Trump. Los demócratas han empadronado a 1,9 millones de votantes para la elección de noviembre, mientras que los republicanos han empadronado a 1,3 millones, de acuerdo con la secretaría de gobierno de Florida.

En 2016, cada partido había empadronado a 1,3 millones.

“Se vote por correo o en ausencia, en Florida el sistema electoral es seguro, probado y preciso”, tuiteó Trump el martes. Se ha saneado el sistema de votación de Florida (derrotamos los intentos demócratas de cambiarlo), por eso en Florida exhorto a todos a pedir una boleta y votar por correo”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, negó que el presidente hubiera cambiado de opinión. Dijo que Trump apoya el voto por correo por una razón, en oposición a que los estados envíen boletas por correo a todos los votantes, aunque no las hayan solicitado. La mayoría de los funcionarios dicen que hay escasa diferencia entre la votación por correo y la votación en ausencia.

Trump explicó el martes por qué apoya la votación por correo en Florida, pero no en otros estados. “Lo hacen desde hace muchos años, lo han convertido en algo extraordinario”, dijo en conferencia de prensa.

“Se hizo a lo largo de años”, añadió. “No en semanas o meses. En el caso de Nevada, van a votar durante semanas. Eso no se puede hacer”. Nevada y otros estados planean enviar boletas por correo a todos los votantes. California y Vermont tomaron esa decisión meses atrás.

La legislatura de Nevada aprobó la ley el domingo y el gobernador demócrata Steve Sisolak la promulgó el lunes. Trump tuiteó que era “un golpe nocturno ilegal” y acusó a Sisolak de aprovechar la pandemia para asegurarse de que la votación sería favorable a su partido.

El mismo martes, el equipo de campaña de Trump y el Partido Republicano demandaron el martes al secretario de gobierno en la corte federal del distrito de Nevada para que detenga el plan. Argumentaron que la nueva ley atenta contra la integridad de la elección y que viola el derecho federal y constitucional al obligar a los funcionarios electorales a aceptar y contar boletas recibidas después de la jornada electoral, aunque las boletas carecieran de pruebas objetivas de que fueron enviadas ese día o antes.

- Advertisement -