Foto de archivo, 27 de febrero de 2020, del gobernador de Ohio, Mike DeWine, en el centro médico MetroHealth en Cleveland. DeWine dio positivo para el COVID-19, se informó el jueves 6 de agosto de 2020. Imagen, AP.

El gobernador de Ohio, Mike DeWine, dio positivo a coronavirus el jueves poco antes de una reunión prevista con el presidente Donald Trump.

La oficina del gobernador republicano informó que DeWine se sometió a la prueba como parte del protocolo de rutina antes del encuentro con Trump en un aeropuerto en Cleveland. Planeaba acompañar al mandatario en una visita a la planta de Whirlpool Corp. en el noroeste del estado.

DeWine, de 73 años, no exhibía síntomas, de acuerdo con su oficina, pero regresaba a Columbus antes de la llegada de Trump. La oficina indicó que el gobernador y su esposa, Fran DeWine, se someterán a nuevas pruebas. DeWine proyecta permanecer en cuarentena en su hogar de Cedarville durante 14 días.

Entérate:

EEUU se acerca a 5 millones de casos confirmados de COVID-19

El vicegobernador Jon Husted dio negativo. En su primer período como gobernador, DeWine es un funcionario de larga trayectoria que ha sido congresista federal, senador en dos periodos, secretario de justicia estatal y vicegobernador.

DeWine, segundo gobernador con COVID-19

El subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Judd Deere, tuiteó que el presidente desea “una pronta y plena recuperación y elogia la labor que está realizando para el gran estadio de Ohio”.

DeWine se convirtió en el segundo gobernador estadounidense en dar positivo en coronavirus, luego que el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, anunciara el mes pasado que contrajo el virus. En semanas recientes, DeWine ha prometido a los residentes de Ohio hacerse cargo personalmente de la respuesta al COVID-19 a nivel estatal. Se había negado a imponer una orden del uso obligatorio de mascarillas en todo el estado hasta el 23 de julio, cuando el número de nuevos casos diarios en Ohio empezó a rebasar los 1,000.

Te puede interesar:

¿Puede el coronavirus propagarse por el aire?

El primer intento de DeWine de establecer un requerimiento de cubrebocas a nivel estatal dentro de negocios —en abril— recibió una respuesta negativa que lo llevó a anular esa orden al día siguiente.

Desde las primeras fases de la pandemia, DeWine ha llevado a cabo sus sesiones informativas diarias desde un salón privado que se ubica justo arriba de la sala donde se reúnen los periodistas en el edificio del congreso estatal en Ohio, para evitar el contacto con terceros. Hace su presentación en un televisor frente a los reporteros, que le realizan preguntas a través de un micrófono.

DeWine sostuvo una de esas sesiones el martes, pero no se habían anunciado otros eventos para esta semana aparte de su encuentro con Trump el jueves.

Te recomendamos:

Comienza debate sobre quién recibirá primero vacuna de COVID-19

- Advertisement -