Debido a que los visitantes a las zonas del bosque y alimentan a los osos, estos animales no se esfuerzan por buscar sus alimentos en su hábitat, lo que provoca que bajen a la mancha urbana para obtener comida de forma fácil.

También te interesa:

Mazapán, la dulce tradición de muchas generaciones

Hallan la construcción monumental maya más antigua

Ámbar, la gema preciosa de Chiapas para el mundo

Lluvias han beneficiado sembradíos de frijol en México

Campos de sal en Colima, un blanco espectáculo artesanal

- Advertisement -