Mientras se aprestaba a presentar sus respetos a la difunta jueza Ruth Bader Ginsburg, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue recibido en las zonas aledañas de la Suprema Corte con abucheos y coros de personas gritando: “¡Sáquenlo con su voto!” (Vote him out).

Trump permaneció junto con su esposa Melania bajo techo, detrás del féretro de la ministra que falleció el pasado viernes.

Mientras el mandatario se mantenía frente al féretro, los asistentes que se encontraban fuera del edificio de la Suprema Corte continuaban abucheando al presidente, y también le gritaban que honrara el deseo de la difunta, cuyo último pedido fue que se esperaran hasta el nuevo mandato para elegir su reemplazo.

“¡Honra su deseo!”, coreaba el público que fue a despedirse de Ginsburg, emblématica jueza que marcó su trayectoria con su lucha infatigable por la equidad de género.

El deseo de Ginsburg parece que no será cumplido, pese a que, en el pasado, senadores republicanos enfatizaron que no se debería de elegir a un nuevo ministro de justicia en un año electoral, incluso cuando estuviera un presidente republicano en el poder.

Precisamente, el senador que hizo tal declaración fue Lindsey Graham, quien es ahora sujeto de críticas por el público en general, y se llevó la descripción de “Lindsey, el hipócrita”.

Ve también:

Despiden a jueza Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema

Se prevé asistencia de miles a funerales de jueza Ginsburg

Jueza Ginsburg será velada en el Capitolio

- Advertisement -