Un latino perdió familiares y su negocio por COVID-19 en Arizona. Su restaurante de comida mexican quebró y tiene deudas con facturas médicas millonarias, pero aún así no ha perdido la fe, ya que espera el nacimiento de su hija.

Ricardo Aguirre perdió a siete familiares, incluido su padre, debido al COVID-19, el cual ha sido la causa de más de 217,000 muertes en Estados Unidos, y de más de un millón en el mundo.

Aguirre se refirió a su hija por nacer como una promesa.

“Esa hija tendrá el nombre de mi padre, de mi madre y de la virgencita de Guadalupe, es una promesa que le hice a Dios, me hinqué ante él y le pedí una oportunidad para que naciera”, dijo Aguirre, pues su esposa fue diagnosticada con el COVID-19 en el cuart mes de embarazo, según recoge el diario La Opinión.

Después de superar al COVID-19, Silvia, la esposa de Ricardo Aguirre, tiene programado dar a luz el 29 de octubre, en solo diez días más.

Ricardo Aguirre, padre de tres hombres de 20, 16 y 12 años, dice que la llegada de su bebé no podrá borrar todo lo acontecido, pues su familia comenzó a vivir tragedia tras tragedia, porque perdió a siete familiares.

El cierre forzado de su restaurante “Tamales y Tacos Puebla“, así como de su camión de comidas, no fue lo peor de la pandemia, sino las muertes de sus familiares incluido su padre.

Su madre también contrajo el nuevo coronavirus y fue hospitalizada, pero ella sí logró sobrevivir, aunque todavía está en estado delicado.

No sólo deben lidiar con las afectaciones emocionales, sino también económicas debido al tratamiento de la enfermdedad de COVID-19 en hospitales.

“De mi madre debo 700,000 dólares y de mi padre tengo una cuenta de dos millones de dólares. Si no pago nos dijeron que nos quitan la casa, así que lo de abrir un negocio lo veo muy lejano”, dijo.

Ve también:

Trump llama “idiota” y “un desastre” a Fauci

Casos de COVID-19 superan los 40 millones de casos

- Advertisement -