Real Madrid, humillado por un recién ascendido y luego por un club de Ucrania repleto de suplentes, acude al Camp Nou con malas sensaciones.

El Barcelona recibe a su rival histórico el próximo sábado 24 de octubre a las 9:00 a.m. (hora del centro) en el primer clásico bajo la conducción del nuevo técnico Ronald Koeman. Y aunque el Barça atraviesa un recambio y viene de una temporada huérfana de títulos, su más acérrimo rival es un mar de dudas.

Como local, el equipo de Zinedine Zidane fue superado por el modesto Cádiz y un Shakhtar Donetsk que no pudo alinear a medio equipo titular por un brote de coronavirus en sus filas.

En ambas derrotas, el Madrid fue un conjunto indolente y desprolijo en defensa. Sus rivales dispusieron de tiempo y espacio de sobra para el contragolpe.

La formación de ataque azulgrana — comandada por Lionel Messi y Philippe Coutinho, más las jóvenes piernas de Ansu Fati, Francisco Trincão and Ousmane Dembélé — debió haber tomado apunte.

El Barcelona se presenta al clásico tras vapulear 5-1 al débil club húngaro Ferencváros por la Champions el martes.

Pese a un panorama agorero, el mediocampista merengue Luka Modric dijo que es positivo vérselas de inmediato contra el Barcelona.

“Es bueno que venga ya el próximo partido y que sea el clásico”, señaló el croata. “Tenemos que estar juntos y confiar en nosotros y en nuestra calidad. No hemos olvidado jugar al fútbol, podemos hacer un buen partido. El clásico siempre es un partido diferente y seguro que vamos a estar al nivel del encuentro”.

Ve también:

Bayern golea a Atlético de Madrid en Champions League

Champions League: Real Madrid pierde ante Shakhtar, rival diezmado por COVID-19

Champions League: Messi lidera goleada en primer día de nueva temporada

- Advertisement -