El gurú de la superación personal líder de NXIVM Keith Raniere, cuyos seguidores dentro del grupo incluían millonarios y actrices de Hollywood, fue sentenciado el martes a 120 años de prisión por convertir a algunas seguidoras en esclavas sexuales marcadas con sus iniciales.

El juez de distrito Nicholas Garaufis dictó la sentencia en el tribunal federal de Brooklyn después de una larga audiencia en la que hubo declaraciones de las víctimas.

Los fiscales habían pedido cadena perpetua, mientras que los abogados defensores dijeron que debía enfrentar 15 años tras las rejas.

Raniere, de 60 años, no mostró remordimiento, y sus abogados le dijeron al juez antes de la sentencia que su cliente no estaba arrepentido “por su conducta o sus decisiones”.

La sentencia culminó varios años de revelaciones sobre el programa de Raniere, NXIVM, que cobró miles de dólares por cursos de superación personal en su sede cerca de Albany, Nueva York, y en sucursales ubicadas en México y Canadá. Entre los adherentes se encontraban millonarios y actrices de Hollywood dispuestos a soportar humillación y a prometer obediencia al acusado como parte de sus enseñanzas.

La secta secta de esclavas sexuales NXIVM y sus cargos

Entre los miembros de la secta destacaban actores de Hollywood y otras celebridades y millonarios, algunos de los cuales se sometían a humillaciones y juraban obediencia a Raniere a cambio de sus enseñanzas sobre cómo lograr la perfección.

Raniere enfrenta cargos de conducta mafiosa, tráfico de migrantes, tráfico sexual, extorsión y obstrucción de justicia. La fiscalía ha pedido la cadena perpetua mientras que los abogados han pedido una sentencia de 15 años.

La secta de esclavas sexuales NXIVM incluso ha sido tema de dos documentales en meses recientes: “The Vow” (HBO) y “Seduced: Inside the NXIVM Cult” (Starz).

Ve también:

Sentenciarán a líder de secta de esclavas sexuales NXIVM

Gurú de NXIVM solicita nuevo juicio en caso de trata sexual

Agentes del ICE tuvieron sexo con víctimas de tráfico en una misión para rescatarlas

- Advertisement -