El Día de Muertos se celebra en todo México y algunas partes de los Estados Unidos; y para lograr una conmemoración 100%  tradicional, hay algo que no puede faltar: La ofrenda.

Pero ¿Qué elementos no pueden faltar en la ofrenda de Día de Muertos?

Desde la sal y el agua, hasta las calaveras de chocolate y la flor de cempasúchil, aquí te decimos cuáles son los elementos que no pueden faltar en tu ofrenda de Día de Muertos, y te explicamos qué simboliza cada uno.

Te recomendamos:

¿Cómo se celebra el Día de Muertos en EEUU?

Fotografías

Se acostumbra poner retratos de los difuntos con el fin de honrarlos en estas celebraciones. 

Agua

Se coloca para que el difunto pueda saciar su sed después del viaje realizado hacia el mundo de los vivos. 

Pan de muerto

Representa la fraternidad. Tiene su origen en la época de la Conquista cuando los españoles, espantados por los sacrificios humanos en ceremonias religiosas por la población indígena, elaboraron un pan de trigo bañado en azúcar pintada de rojo que simbolizaba un corazón y la sangre del sacrificado.

No te pierdas:

Disfruta el Día de los Muertos en casa con estas actividades

Alimentos en la ofrenda

Suelen colocarse aquellos que eran los favoritos del difunto, para que se de un festín a su regreso al mundo de los vivos. 

Sal

Se utiliza para purificar el alma de los niños o adultos que murieron sin ser bautizados, así evitar la llegada de espíritus malignos. Se coloca en forma de cruz o en vasos. 

Calaveritas

Son una manera de ver la muerte como algo dulce, no como algo extraño o ajeno a la vida. Nos recuerdan que la muerte es parte de la vida y de la cultura mexicana, por lo que es importante su aceptación. Puedes poner de azúcar, chocolate o amaranto.

Velas

Se colocan en forma de cruz o apuntando a los cuatro puntos cardinales, su fin es iluminar el camino de los difuntos al mundo de los vivos. 

Entérate:

Día de Muertos, tradición que supera las barreras del tiempo

Flores de Cempasúchil y su papel importantísimo en la ofrenda

Se cree que su aroma, muy característico, es la guía de los muertos hacia la entrada al mundo de los vivos, por lo que es común colocar un arco de flores en la parte superior del altar. 

Papel picado

Es una tradición que se conserva desde la época de los aztecas, y representa la alegría del Día de Muertos. Los colores más empleados son el amarillo, morado y naranja.

Incienso

Purifica el espacio y su olor atrae a los difuntos hasta la ofrenda; además sirve para unir lo celestial con lo terrenal.

También puedes leer:

Día de los Muertos: COVID-19 golpea a cultivadores de cempasúchil

- Advertisement -