EEUU .- Estados Unidos marcó otro trágico récord en torno a la pandemia del COVID-19: El total de decesos confirmados por COVID-19 supera los 250,000, el más alto del mundo, de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins.

Mientras tanto, los casos confirmados del nuevo coronavirus continúan incrementando en casi todos los Estados del país, lo que ha producido una nueva ola de restricciones estatales para intentar controlar y disminuir del virus que ya ha causado la muerte de un cuarto de millón de personas en el país norteamericano.

Las restricciones han variado por cada estado. Nueva York ordenó el cierre de escuelas; Ohio impuso un toque de queda nocturno; Minnesota expandió el mandato de mascarilla obligatoria; en Maryland, todos los restaurantes y los bares deben cerrar a las 10:00 p.m.

Ante esta variedad de restricciones no coordinadas de manera federal, el Dr. Anthony Fauci sugirió que el enfoque para controlar la pandemia no debe ser por medio de parches, sino que tiene que ser una acción “uniforme” para poder contener los nuevos brotes.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, expresó que “la nueva normalidad dejó de ser sostenible”.

“El piso se está moviendo bajo nuestros pies”, agregó.

El único estado que ha mantenido estable los casos confirmados de COVID-19 es Hawái.

El presidente electo Joe Biden pidió que el Gobierno actual de Donald Trump le diera acceso a los recursos federales para que pudiera ir planeando una estrategia para tener una pronta respuesta en la lucha contra el COVID-19.

Mientras Donald Trump está por terminar su mandato en silencio sobre la pandemia, Joe Biden dijo: “Esto es como ir a la guerra. Necesitan un comandante en jefe”.

Ve también:

Pandemia no cesa: NY cierra escuelas de nuevo por COVID-19

Pfizer asegura que su vacuna contra COVID-19 es 95% efectiva

Segunda vacuna para COVID-19 logra éxito en ensayos en EEUU

- Advertisement -