El fin de semana después del Día de Acción de Gracias (Thanksgiving) del año pasado marcó récords históricos en ventas debido al Black Friday y al Cyber Monday, lo que significó otra victoria más para el consumismo desenfrenado y una derrota más para el medio ambiente.

De acuerdo con cifras citadas por CNN, los usuarios de Internet gastaron once millones de dólares por minuto entre las 11 y 12 de la noche del pasado lunes en el Cyber Monday, lo que marcó una nueva cifra récord en ventas por minuto.

El Black Friday obtuvo también una marca histórica en sus ventas en línea, donde obtuvo un alza del 19.6% con respecto al año anterior, según informó Adobe Analytics.

Mientras el número de compras aumentaban el fin de semana, la huella de carbono aumentaba (se resalta que no se dan cifras actuales sobre el impacto específico de las ventas en este preciso fin de semana, sino una apreciación general acerca del impacto ambiental de las compras en fechas similares).

De acuerdo con un análisis del Laboratorio de Clima de la Universidad de California y de Vox, la contaminación ambiental aumenta debido a la gran cantidad de compras en línea que provocan que a cada momento salgan camiones a repartir mercancías a sus compradores.

[Entérate: Emisiones de gases de efecto invernadero tocan nuevo récord; ONU advierte de consecuencias climáticas “destructivas”]

Envíos rápidos

Este aumento en la huella de carbono está vinculado a la velocidad de envío, que no permite una mejor manera de distribución. El estudio encontró que los envíos más lentos, por ejemplo, de una semana, tenía una huella de carbono menor que las entregas más veloces.

Un estudio del MIT había encontrado que las ventas en línea sí tienen una menor huella de carbono que ir a comprar a la tienda, pero ésta se equilibra nuevamente cuando se piden envíos rápidos con uno o dos días.

Diana Verde Nieto, cofundadora de Positive Luxury, dijo que en el 2017, “se estimó que cada 93 segundos, un camión de diesel dejo un centro de cumplimiento de Amazon“, según cita Bustle.

Un estratega de medio ambiente, Zachi Brewster, subrayó cuatro puntos importantes en el impacto ambiental de la compra de una mercancía:

  • La producción de la mercancía
  • El empacamiento de la mercancía añadiendo el empaqué usado para envío
  • Entrega de la mercancía
  • Desperdicio y falta de reciclaje de nuestros productos existente que han sido remplazados así como los productos comprados que no se usan

Viendo desde esta perspectiva, vemos la cantidad de contaminación que puede generar la compra de un producto. Ahora, tras las cifras récords en ventas del Black Friday y el Cyber Monday, el desperdicio tendría una cifra abrumadora difícil de imaginar.

[Entérate: ¿Cómo va a devastar el cambio climático cada región de EEUU en los próximos años?]

Recursos del planeta

Ante esta exorbitante cantidad de dólares gastados en el fin de semana, sólo cabe sorprenderse ante la celebración de estos dos días de consumo desmedido frente a un día más importante, como el día en que se estima que la humanidad ha consumido todos los recursos que se pueden reproducir en un año de manera sustentable. La fecha del 2019 fue el 29 de julio.

La página que mide la cantidad de recursos agotados explica: “En ese día [29 de julio], la humanidad agotó los recursos biológicos que nuestro planeta puede renovar en todo este año”.

Una de las principales compras que contaminan son los electrónicos, mayormente por la falta de reciclaje del desperdicio electrónico (más conocido en inglés como e-waste).

Un reporte del ONU encontró que sólo se recicla el 20% de este e-waste. El resto es arrojado a terrenos, donde el desperdicio electrónico libera materiales tóxicos como plomo y mercurio que pueden contaminar el agua, aire, tierra, lo que supone ya un peligro para la salud humana.

Te interesaría:

Black Friday: Récord de 7,400 millones en ventas en línea

La historia del Black Friday está llena de accidentes mortales

Black Friday: Las cosas que por ningún motivo debes comprar ese fin de semana

- Advertisement -