El origen del culto a la Virgen de Guadalupe es una controversia que se ha mantenido desde sus inicios en el siglo XVI.

De hecho, en el mismo origen de la aparición de la virgen al indio Juan Diego en el cerro del Tepeyac, el obispo de México en ese entonces, el fray Juan Zumárraga, pidió una prueba de la revelación celestial, de acuerdo con la tradición.

Detrás de estas historias, ¿cuáles son los mitos y las realidad del origen al culto de la Virgen de Guadalupe?

La disputa entre si ocurrieron o no las apariciones de la Virgen de Guadalupe no es de nuestra incumbencia, pero sí sobre que es lo que la evidencia histórica nos dice del origen del culto.

¿Qué había antes de la capilla a la virgen en Tepeyac?

Datos históricos señalan que el origen del culto se remonta a los primeros años que siguieron a la conquista de Tenochtitlán por los españoles, tiempo que se ubica en el proceso inicial de la evangelización de los índigenas.

Antes de que el cerro de Tepeyac, ubicado a las afueras de la Ciudad de México, fuera convertido en la sede oficial del culto a la Virgen de Guadalupe, los indígenas tenían ahí un santuario dedicado a la diosa madre Tonantzin, que formaba parte de los dioses primigenios para los mexicas.

Durante la conquista, los soldados españoles colocaron ahí un cuartel y más adelante se refugieron cuando fueron derrotados por los mexicas en la Noche Triste.

Después de la conquista española, la evangelización comenzó. Una de las usanzas para lograr el cometido era suplantar los lugares de culto indígenas por capillas cristianas.

¿Cómo se inició el culto?

De acuerdo con la historiadora Gisela von Wobeser, no se sabe en qué año exactamente se erigió la ermita (una especie de capilla) del Tepeyac, pero debió ser en la primera décad después de la conquista, que ocurrió en 1521.

Al inicio, el culto a la Virgen de Guadalupe estaba dirigida principalmente a los índigenas, pues los españoles aún se centraban en la virgen de los Remedios, entre otras que eran también promovidas por los frailes.

Cuando la ermita cristiana ya se encontraba en el Tepeyac, los indios continuaban llevando ofrendas como lo habían hecho antes para la diosa Tonantzin, lo cual le preocupaba a los franciscanos, que pensaban que seguían venerando a la antigua diosa. Sin embargo, el culto a la Virgen de Guadalupe se estableció con solidez a mediados del siglo XVI y su culto se esparció también a los españoles, criollos y mestizos; y tanto ricos como pobres acudían los domingos al cerro del Tepeyac para oir misa.

De acuerdo con Wobeser, el éxito de la capilla a la virgen de Guadalupe se debió a los milagros atribuidos, tales como “curar enfermos, acabar con la peste de 1554, que había causado miles de muertos, ysalvar la vida al hijo del regidor de la ciudad Antonio Carbajal, cuando se desbocó su caballo”.

¿Quién pintó la imagen de la virgen de Guadalupe?

Una de las preguntas principales sobre el culto a la virgen es sobre quién fue el pintor de la imagen de la virgen.

Al inicio del culto, la mayoría de los devotos aceptaba el origen terrenal de la imagen, hecho demostrado debido a que en 1556 no se encontró ninguna objeción de que se le adjudicara la creación a un indígena llamado Marcos.

Francisco Bustamente, prior del convento francisco, fue quien se la adjudicó a Marcos. Tal declaración no encontró ninguna objeción durante un juicio que fue iniciado por un arzobispo que puso en disputa que se le otorgara un carácter idolátrico a una imagen creada por un indígena.

No se tienen datos para identificar con certeza al indígena Marcos, pero se cree que no era neófito, sino que se podría tratar de un egresado de la Escuela de Artes y Oficios del convento de San Francsco de la Ciudad de México.

Ve también:

El origen de la celebración a la Virgen de Guadalupe

Aparece en una piedra la Virgen de Guadalupe ¡Al Extremo!

- Advertisement -