Un policía del Capitolio de Estados Unidos ha sido la última víctima fatal del asalto a la sede del Congreso por una turba embravecida protrumpista en su intento de detener la certificación de Joe Biden como presidente.

Cuatro personas más murieron durante los disturbios en el Capitolio que atrajo la atención y conmoción mundial por parte de líderes mundiales.

Imágenes del Capitolio cubierto por una neblina de humo y rebosante de personas con banderas a favor de Trump marcó el día de la certificación de Biden.

El martes 6 de enero, una mujer murió después de haber sido disparada por la Policía y las otras tres personas murieron por emergencias médicas.

De acuerdo con AP, la difunta fue identificada como Ashli Babbitt, “cuya familia describió como una veterana de la Fuerza Aérea y ávida defensora del mandatario republicano y sus esfuerzos por permanecer en el cargo”.

Las otras tres personas fallecidas durante la jornada de violencia fueron:

  • Kevin Greeson, de 55 años, de Athens, Alabama
  • Rosanne Boyland, de 34 años, de Kennesaw, Georgia
  • Benjamin Phillips, de 50 años, de Ringtown, Pensilvania.

La Policía no dio detalles de las causas de muertes de estas tres personas; sólo se limitó a informar que “se encontraban en terrenos del Capitolio cuando experimentaron sus emergencias médicas”.

La familia de Greeson dijo que el fallecido era partidario de Trump, pero negaron que fuera partidario de la violencia.

La quinta persona fallecida por los disturbios fue identificada por la Policía del Capitolio como Brian D. Sicknick, quien murió mientras cumplía su deber como agente de policía del Capitolio.

En un comunicado, la Polcía del Capitolio informó que Sicknick murió la noche del jueves por “heridas sufridas mientras estaba cumpliendo su deber”.

El policía fue herido mientras se enfrentaba físicamente contra los alborotadores, quienes han sido descritos por el presidente ya certificado Joe Biden como “terroristas domésticos”. Después de cumplir su deber en tratar de detener a la multitud insurrecta, colapsó en su oficina y fue llevado a un hospital, “donde sucumbió a sus heridas”, según el comunicado.

Su muerte está siendo investigada.

Debido a la falta de una acción efectiva y rápida, las agencias de seguridad están siendo criticadas al compararlas con su proceder cuando se trata de manifestaciones de Black Lives Matter.

Pese a que se informa que fueron cientos de seguidores de Trump que atentaron contra el Capitolio, la Policía Metropolitana sólo arrestó a 80 personas involucradas con los disturbios en Washington D.C., una cifra nada comparable con el sinnúmero de arrestos que ocurren en manifestaciones pacíficas del movimiento Black Lives Matter.

Ve también:

Trump enfrenta amenaza de “impeachment” por actos de sedición

Republicanos y demócratas urgen a Pence a invocar Enmienda 25 para quitar a Trump

Trump condena disturbios; reconoce triunfo de Biden

- Advertisement -