Esta es la realidad sobre la casa abandonada de Luis Miguel, pues desde que un grupo de jóvenes “tiktokeros” entró a la mansión que en los 90s fuera de Luis Miguel en Acapulco, Guerrero, muchos han sido los mitos que se han desatado sobre ella. El principal es que aseguran que la propiedad aún es de él, pero pocos saben que la casa que creó “el Sol” en la época de ascenso de su carrera, se vendió en 2013 debido a que la zona de Acapulco Diamante en la que se encuentra estaba contemplada para crear un importante proyecto hotelero, razón por la que se sintió incómodo al enterarse que su privacidad se vería afectada por la construcción del ya mencionado hotel.

En este espacio, Luis Miguel ofreció algunas declaraciones a medios que él consideraba de su agrado. La casa, que hoy luce abandonada, guarda millones de anécdotas del intérprete de “La Chica del Bikini Azul”, pero pocos saben que se trata de un terreno cerca de la playa, de 36 mil metros cuadrados, para ser exactos en Playa Bonfil. Este espacio lo utilizaba para inspirarse en diferentes temas musicales, así como para meditar. 

En lo más alto de la casa se encontraba una palapa, la cual hoy en día no existe, pues fue lo primero que derrumbó el grupo de bienes raíces que compró lo que un día fuera la casa de Luis Miguel.

El inmueble contaba con una piscina muy amplia, un lago artificial con patos y cisnes, una cancha de tenis y se podía tener acceso a la playa. También era un lugar de visita para los fans de Luis Miguel, quienes esperaban por horas horas que se asomara el cantante.

Los amantes de la música de Luis Miguel han pedido que este espacio se convierta en un museo, pero la realidad es que el inmueble ya no le pertenece a él.

Realidad sobre la casa abandonada de Luis Miguel:

Más de Venga la Alegría:

- Advertisement -