Después de una semana cardíaca de elecciones, el candidato demócrata Joe Biden fue proyectado como el próximo presidente de Estados Unidos tras vencer al presidente Donald Trump en el disputado estado de Pensilvania.

Biden, exvicepresidente bajo el Gobierno de Barack Obama, tiene proyectado recibir un país azotado por una pandemia letal que ha llevado a una crisis económica sin precedente.

Además, el demócrata tendrá que enfrentar todas las políticas que impuso Trump durante su mandato de cuatro años que van en contra de su agenda política, como en temas en torno al cambio climático o a la inmigración, uno de los estandáres políticos que marcaron el Gobierno de Trump.

En materia de inmigración, Biden ya tiene una postura clara sobre cómo la va a manejar, después de que Trump, de la mano de su consejero Steve Miller, impusiera leyes y políticas que socavaron los principios de Estados Unidos como un país formados por inmigrantes.

Plan migratorio de Biden

El plan migratorio que Biden organizó con su campaña presidencial enfatiza la importancia de los migrantes para Estados Unidos, subrayando que «la contribución anual total de los trabajadores nacidos en el extranjero es de aproximadamente 2 billones de dólares».

Camino a ciudadanía

Con esto en mente, el plan de Biden es construir una estrategia para que once milloes de inmigrantes indocumentados puedan tener un camino a la ciudadanía por medio de una revisión y demuestren que «estén al día con sus impuestos y hayan pasado una verificación de antecedentes».

Las propuestas de Biden para ayudar a inmigrantes y fomentar nuevamente la inmigración legal tendrá que ser un trabajo en conjunto de la Casa Blanca y el Congreso, el cual se encuentra dividido entre demócratas y republicanos.

Extensión de cantidad de visas y aumento de refugiados

Entre los proyectos para fomentar la inmigación legal, uno de los planes es extender la cantidad de visas para trabajadores altamente calificados; par los trabajadores agrícolas se buscaría entregar una residencia permamente a los migrantes que lleven años trabajando en el país y después buscar la ciudadanía; también buscará aumentar el número de visas para residencia permanente por empleo.

En este mismo ámbito, el próximo Gobierno de Biden tienen en mente triplicar el límite actual de 10,000 visas U para víctimas de violencia doméstica.

La estrategia migratoria de Biden también inlcuye elevar el límite anual de admisión global de refugiados a 125,000, después de que Trump lo redujera al mínimo histórico de 15,000.

DACA

Para DACA, el programa que elaboró junto con Obama, la campaña del nuevo presidente electo tiene como propóstio restaurarlo por completo y abrir la ayuda federal para ayudar a los «dreamers» para que puedan costear sus estudios.

También buscará revertir dos políticas en contra de migrantes de Trump, como anular la regla de carga pública que castiga a los inmigrantes que desean tener una residencia permanente al rechazarlos solo por haber usado asistencia social.

Veto musulmán

En inmigrantes específicos dañados por Trump, Biden se comprometió a eliminar el veto musulmán al rescindir las prohibiciones de viaje a personas que que vengan de países de mayoría musulmana.

Ve también:

Mundo felicita a Biden por victoria, pero México y Brasil no

Kamala Harris rompe barreras y hace reconocimiento a mujeres

Biden nombrará expertos para respuesta a COVID-19

- Advertisement -