El número de estadounidenses que han solicitado ayuda económica por desempleo cayó ligeramente la semana pasada a 900.000, pero la cifra sigue en un máximo histórico que evidencia los recortes de empleos que continúan en medio de una pandemia intensa.

El reporte publicado el jueves por el Departamento del Trabajo subraya que el presidente Joe Biden ha heredado una economía que se tambaleó durante el invierno al tiempo que los casos de coronavirus aumentaban, el frío restringía las salidas a comer y la ayuda económica expiraba.

El gobierno informó que 5,1 millones de estadounidenses continúan recibiendo beneficios por desempleo, menos de los 5,2 millones reportados una semana antes. Eso indica que si bien algunos de los desempleados están encontrando trabajo es probable que otros usen sus ayudas estatales y hagan la transición a otros programas extendidos de ayuda económica.

Más de 10 millones de personas reciben ayuda de tales programas ampliados, que ahora ofrecen hasta 50 semanas de ayuda económica, o de un nuevo programa que otorga ayuda a contratistas y aquellos que conforman el autoempleo. En total, 16 millones de personas se hallaban desempleadas en la semana que culminó el 2 de enero, el periodo más reciente por el que se tienen datos.

“Las solicitudes por desempleo siguen mostrando un inestable mercado laboral incapaz de avanzar al tiempo que el COVID-19 permanezca en el asiento del conductor”, dijo Daniel Zhao, economista sénior de la firma Glassdoor. “Si bien la vacuna ofrece una luz al final del túnel, seguimos muy lejos de una reapertura completa de la economía que pueda impulsar las recontrataciones y frenar los despidos”.

Los nuevos contagios de coronavirus han empezado a disminuir después de meses de aumentos incesantes, si bien siguen siendo altos y promedian aproximadamente 200.000 al día. El número de decesos en Estados Unidos a raíz de la pandemia que surgió hace 10 meses ha rebasado los 400.000.

Los economistas señalan que un factor que pudo haber aumentado las solicitudes de ayuda por desempleo en las últimas dos semanas es un paquete de ayuda económica del gobierno que fue convertido en ley a finales de diciembre. Entre otras cosas, el plan ofrece una ayuda federal por desempleo de 300 dólares semanales, además de las ayudas regulares por desempleo otorgadas por los estados. El nuevo beneficio, que se extenderá hasta mediados de marzo, podría haber alentado a más estadounidenses a solicitar la ayuda.

- Advertisement -