El Parque Nacional de Yosemite, en California, célebre por sus gigantescos pinos de varios siglos, seguirá cerrado todo el fin de semana luego de que vientos fuertes que azotaron gran parte del estado derribaron dos sequoias enormes y causaron daños por millones de dólares.

El parque espera reabrir sus puertas el martes, a excepción de áreas del sur del Valle Yosemite, incluso una entrada, que seguirán cerradas, informaron las autoridades.

Fuertes vientos que comenzaron el lunes azotaron el estado, derribando árboles y cables del tendido eléctrico y dejando sin luz a unos 300,000 hogares y negocios. Las compañías de servicio también suspendieron el servicio intencionalmente a decenas de miles de usuarios para prevenir incendios causados por cables dañados.

Los vientos amainaron el martes en áreas norteñas y centrales y el miércoles en el sur.

Yosemite fue azotado el lunes por la noche. Dos sequoias gigantes en la zona Mariposa Grove estuvieron entre los árboles derribados, dijo el portavoz del parque Scott Gediman en declaraciones al diario Sacramento Bee.

Otros árboles aplastaron camionetas y dañaron edificios, incluso viviendas de empleados.

Ve también:

Escasez de vacunas acosa a California

California: Piden no usar miles de vacunas tras reacciones

Más de 30,000 muertos por COVID-19 en California

- Advertisement -