Lo que para muchos puede ser una simple chatarra, para otros puede ser un tesoro muy valioso. A simple vista, las “chacharitas” parecen objetos viejos, pero en realidad, es el bazar de antigüedades, historia y nostalgia.

Hay baúles que datan de 1890, otros que abarcan la década de 1920 a 1930. Discos en acetato de hace más de 40 años como la caja completa de Cri Cri, música de la Segunda Guerra Mundial y discursos de Hitler.

Aventurarse a visitar un bazar como este es garantía de encontrar cosas realmente insólitas como un reloj de tres cuerdas de los años 30 o un visor de fotografías estereoscópicas, antecesor del divertido viewmaster con efecto de la tercera dimensión.

Muchos años atrás, para ver una película había toda una ceremonia y exclusividad alrededor,  no era solo conectarse al wi-fi desde la laptop y la muestra es un proyector de cine de los años 30, “es de cine mudo, la gente de buenos recursos tenía un proyector que era muy caro y estas películas duraban 8 minutos 15 minutos. Son las primeras caricaturas que llegaron a México”, dice uno de los vendedores.

Si eres fan de “hueso colorado” de la historia, aquí puedes vivirla y sentirla, pues podrás encontrar un casco de la Segunda Guerra Mundial, de los años 70.

Caminar por este lugar es, sin duda, un viaje por el tiempo y descubrir que encontrarás objetos que nunca habías visto en tu vida.

Bazar de antigüedades, un lugar lleno de historia

Más historias Al Extremo:

Disfruta tus contenidos preferidos en AZTECA MÁS y descarga la app:

Azteca Más
- Advertisement -