Escrito para The Conversation por William Petri, de la Universidad de Virginia. Traducido por Diego Torres Rodríguez.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) pausaron el uso de la vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19 el 13 de abril del 2021, la cual ha sido administrada a 6.8 millones de personas en Estados Unidos.

La pausa se debe a reportes de que seis personas que recibieron la vacuna tuvieron coágulos sanguíneos. Una mujer murió, y otra fue hospitalizada en condición crítica. El Dr. William Petri, un médico de enfermedades infecciosas e inmunólogo de Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia, contestó unas preguntas para ayudar a contextualizar estos reportes.

Entérate: EEUU recomienda pausar vacuna de J&J por temor a coágulos

¿Qué significa este potencial efecto adverso de la vacuna J&J contra el COVID-19?

El potencial efecto adverso es un coágulo sanguíneo en la vena que drenan sangre del cerebro. Esto es llamado trombosis del seno venoso central. En este tipo de casos asociados a la vacuna, las plaquetas en la sangre, que son importantes para hacer coágulos, han estado más bajas que lo normal. Mientras los investigadores no saben con certeza por qué es así, el conteo de plaquetas podría estar más bajo quizás porque se han usado para hacer estos coágulos.

¿Cuántas personas han experimentado esta posible reacción?

Uno en un millón: Seis casos de 6.8 millones de dosis de J&J administradas en Estados Unidos. Estos seis casos ocurrieron en mujeres entre 18 y 48 años, y entre 6 y 13 días después de la vacunación. Eso es la mitad de la probabilidad de que seas impactado por un rayo en un año. Lo que se está determinando ahora es cuál es el número normal del historial de casos que podríamos ver en la población general sin contar a la vacuna como un factor. Esto hará posible determinar si el problema de coágulos es un efecto adverso o no.

Entérate: AstraZeneca vuelve a recibir suspensiones en Europa

¿Qué hago si ya recibí la vacuna de J&J?

La CDC y la FDA están recomendando a las personas que han recibido la vacuna J&J dentro de tres personas y hayan sufrido dolores de cabezas severos, dolor abdominal, dolor en las piernas o falta de aliento deberían contactar a su seguro de salud.

Afortunadamente este tipo de coágulo sanguíneo es tratable con el uso de adelgazantes de sangre o anticoagulantes. Si un paciente tiene un conteo bajo de plaquetas, no obstante, un doctor no podría recetar el anticoagulante heparina (que es usado frecuentemente), sino más bien otro tipo de adelgazante de sangre. Si no es tratado, estos coágulos sanguíneos pueden ser fatales.

Entérate: Varios países reportan récords de muertes y alza de casos de COVID-19

¿Qué están recomendando la CDC y la FDA específicamente para la vacuna J&J?

Debido a este raro acontecimiento, aunque aún no se ha demostrado que sea por la vacuna, la CDC y la FDA han recomendado pausar el uso de la vacuna J&J hasta que estos casos sean revisados más.

¿Cuáles son los siguientes pasos?

Los CDC tendrán una reunión con el Comité de Consejo sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) el 14 de abril del 2021. El ACIP es una junta independiente de 15 científicos y médicos expertos seleccionados por la secretaria de Salud y Servicios Humanos que aconseja a los CDC sobre vacunas para niños y adultos. Personas con vínculos con los fabricantes de vacunas están excluidos del ACIP por posibles conflictos de interés.

El ACIP revisará la evidencia disponible y hará recomendaciones a los CDC, basándose en gran medida en la probabilidad de que la complicación esté relacionada con la vacuna.

Recomendado: Pese a vacunación, EEUU está en riesgo de cuarta ola por aumento de casos en el norte

¿Es esto similar a lo pasó con la vacuna de AstraZeneca en Europa?

Un raro problema similar de coágulos sanguíneos con bajas plaquetas en el seno venoso cerebral y también en las venas y arterias abdominales se han visto en conexión con el uso de la vacuna contra COVID-19 de AstraZeneca usada en Europa. Ahí, 182 casos fueron reportados en 190 millones de dosis. Otra vez, una en un millón de personas vacunadas. La Agencia Europea de Medicamentos investigó esto y concluyó que la trombosis del seno venoso central con plaquetas bajas debería estar listada como un posible “y muy raro efecto adverso” de la vacuna de AstraZeneca.

El 13 de abril del 2021, Johnson & Johnson anunció que está aplazando la distribución de su vacuna en Europa en respuesta a la revisión de Estados Unidos.

Entérate: Variante más contagiosa es la cepa más común de COVID-19 en EEUU

¿Con qué mensaje nos deberíamos quedar?

Estados Unidos tiene un total de tres vacunas autorizadas bajo uso de emergencia por el COVID-19, y este efecto adverso no ha sido observado en las otras dos vacunas, las cuales son desarrolladas por Pfizer y Moderna. Las vacunas de Moderna y Pfizer no usan la misma tecnología usada en las vacunas de J&J y AstraZeneca. Así que la vacunación contra el COVID-19 puede continuar, mientras se hacen los esfuerzos para determinar si los desórdenes de coágulos están relacionados por accidente o de verdad, pero extremadamente raro, son un efecto adverso de la vacuna de J&J. Creo que es un testamento en el énfasis de los CDC y la FDA sobre la seguridad de la vacuna que las vacunas de J&J hayan sido pausadas mientras se estudia por científicos independientes y expertos en medicina.

Publicado en The Conversation.

Ve también:

¿Puedo transmitir el coronavirus después de vacunarme?

Mayores de 16 años ya son elegibles para vacunarse contra COVID-19 en Nueva York

UE: Sí hay vínculo entre trombos y vacuna de AstraZeneca

- Advertisement -