Más de tres décadas de entrega y energía sobre el escenario han hecho que esta estrella tenga uno de los shows más espectaculares, pero hay que decirlo, el desgaste físico de sus caderas y la reconstrucción a través de una prótesis de titanio ha generado un alto precio que ha tenido que pagar. Esta es la tercera entrega de Las batallas de Alejandra Guzmán y el alto precio que pagó por sus cirugías.

“Yo desgaste mis caderas, la izquierda fue la primera que me quitaron, pero la quitaron plana totalmente, te cortan el fémur que entra dentro de la cadera, lo cortan y ahí le hacen un hoyo y ahí te meten una especie de peine, el cual abraza un callo que hizo mi cuerpo”. 

“Son caderas carísimas, cuestan 40 mil dólares cada una y si me muero quiero que me incineren y se las regalen a alguien, porque me encantaría que alguien tuviera mis caderas. Yo soy donadora de todo, si quieren mi hígado también se los regaló, ¿quieren mi riñón?, se los regaló también, tengo titanio, tengo de todo”. 

“La verdad es que las de titanio me han salido buenas, porque pude volver a bailar hasta en puntitas, puedo hacer lo que yo quiera, como yo quiera, a la hora que yo quiera”: 

“Mis pompas, las verdad siempre estuvieron bien, no necesitaba de nada. Ahí te das cuenta de que si hay un engaño, una manipulación… Hay gente que se la ha puesto en los senos, en la cara, en los genitales, en parte de los glúteos”.

“Un día le dije a mi papá, ‘ya suelto la toalla’ y me llamó y me dijo ‘Espérate, te quiero pasar a alguien’ y me puso al público, entonces como que me entró vida por los oídos y salí del hospital. Ese sonido es el más bello de mi vida, es la mejor droga del mundo, ese grito, esa conexión, ese aplauso”. 

“No me morí, yo no le tengo miedo a morir, pero ya sabía que ese no era mi momento de morir. Yo sabía que no me tocaba, no quise pensar en la muerte, jamás hablé de la muerte, es más, firmé una carta porque me decían ‘es que nadie te quiere tocar hasta que tú les quites la responsabilidad’ y uno de los directores del hospital me dijo ‘tú eres valiente’, le digo ‘es que lo tengo que ser’. 

“Siempre he sido valiente, siempre he sacado la carta, siempre he visto más allá de los ojos de los que ya no sabían qué hacer, tuve que vivir esto para ayudar a alguien a salir adelante, para que no se metan en el mismo yo que yo me metí”.

Alejandra Guzmán y el alto precio que pagó por sus cirugías

Más famosos En sus Batallas de Venga la Alegría

Descarga aquí >> AZTECA MÁS y disfruta gratis tus programas preferidos

Azteca Más
- Advertisement -