Un joven vivía en la calle, pero un día lo rescataron y a partir de ahí comenzó a ayudar a personas que viven en la misma situación que él. Ahora, es Carlim Vélez, ejemplo de bondad en Ecuador.

Los cambios que le hace a las personas que viven en situación de calle le han dado la vuelta al mundo, pues a través de esta labor ha llegado a más de 80 países y lo hace en menos de 60 minutos. 

El resultado de lo que este joven hace en 45 minutos es sorprendente. “Les cambiamos la perspectiva de ellos mismos”, afirma Carlim Vélez, el rescatista de indigentes.

“El proyecto surgió desde mi vivencia, desde mi experiencia yo también fui una persona que en un momento estuve relegado en las calles”. 

“Yo consumí sustancias durante un periodo de 9 años y obviamente me llevaron a los extremos que ustedes ven en los vídeos y a la peor condición de calle. Yo decidí cambiar mi vida en el año 2009, luego de eso me preparé para servir y luego de esto puse mi fundación, puse mi centro de rehabilitación”. 

Luego de salir del encierro que le provocaron los vicios, Carlín se liberó, se rehabilito y ahora se dedica a ayudar a personas que viven en situación de calle a reinsertarse en la vida social y encontrar un hogar.

“No necesitas tener grandes títulos o muchísimo dinero para hacer algo tan básico, algo tan simple. Con el simple hecho de ser humano y no hacerle una mirada indiferente, sino verlo y abrazarlo, limpiarlo, bañarlo y transformarle la vida”, afirma Carlim. 

Carlim sueña en grande, quiere replicar este concepto en otros países porque para él, las personas que viven sin un hogar no son invisibles, “merecen que no solamente las volteamos a ver o les demos una sonrisa, sino que les demos una mano”.

Carlim Vélez, ejemplo de bondad en Ecuador

Más historias Al Extremo

Descarga aquí >> AZTECA MÁS y disfruta gratis tus programas preferidos

Azteca Más
- Advertisement -